Carlos Berzosa: Sí la veíamos venir

febrero 18, 2009

berzosaLa crisis económica está adquiriendo una dimensión preocupante pues afecta, como siempre, a los más vulnerables. Su detonante fueron las hipotecas basura. La grave crisis del sistema financiero se ha trasladado a la economía real, que se encuentra con dificultades para conseguir créditos. Como consecuencia, lo que parecía en un primer momento que eran dificultades de liquidez, se ha puesto de manifiesto que se trata de un problema de solvencia.

Los economistas discutimos acerca de las causas que han provocado una crisis de esta envergadura y los factores que la han determinado, pero no llega a haber consenso. Al tiempo, recibimos reproches sobre la incapacidad manifestada por la ciencia económica para predecirla. Sobre esto me gustaría hacer algunas matizaciones.

Bastantes economistas habían advertido de los peligros que se vislumbraban con motivo de la expansión del mercado inmobiliario y del sistema financiero y las burbujas especulativas que se creaban en ambos mercados, de por sí bastante interrelacionados.

El estallido de esas burbujas era la crónica de una muerte anunciada, que los gobernantes no querían ver o preferían mirar hacia otro lado. Cuando se gobierna, siempre viene bien que la economía marche con crecimiento, muchas veces sin plantearse las características de cómo se produce éste.

Dirigentes políticos y de empresas consideraban que algunas predicciones eran exageradas y se refugiaban, además, en el hecho de que la economía ortodoxa no contemplaba ningún peligro a la vista, sino meros ajustes o desaceleraciones que se tenían que dar.

Además de las inestabilidades, incertidumbres y procesos especulativos que se generaban, el sistema financiero facilitaba el enriquecimiento excesivo de unos pocos, de forma rápida y fácil, al tiempo que se fomentaba la desigualdad internacional. Las operaciones de ingeniería financiera, los paraísos fiscales y las emisiones de bonos de alto riesgo sin control contribuían a alimentar el mundo de las finanzas y su auge y hegemonía.

Si se me permite, yo mismo durante los últimos años vengo escribiendo en distintas revistas acerca del riesgo de este crecimiento descontrolado e irregular de la economía de mercado.

Por tanto, no estamos ante hechos nuevos, sino ante acontecimientos que se han repetido a través de la historia del capitalismo. En este caso, además, agravados por una globalización que ha ido en dirección contraria a las recomendaciones que nos enseña la historia y nos señalan varios autores, entre los que están René Passet, Françoise Chesnais, Gérard Duménil, Dominique Lévy, Ángel Martínez González-Tablas, John Eatwell, Lance Taylor, los premios Nobel Stiglitz y Krugman, y el pos-keynesiano Hyman P. Mynsky.

La crisis no es sólo el resultado de equivocaciones de políticas económicas y de malas prácticas de los gestores y directivos de los fondos de inversión y de los bancos, sino sobre todo de un modelo de crecimiento inadecuado.

De manera que cuando los datos ‘anunciaban’ que todo iba bien en los últimos años, no reflejaban la realidad pues en ellos mismos estaban sembradas las semillas de la destrucción. Era un crecimiento que favorecía las desigualdades y aniquilaba el medioambiente.

Los años de expansión y de euforia se elogian en exceso por las personas que tienen en su mano la toma de decisiones, que tratan de inculcar su visión a toda la sociedad con el apoyo de los poderosos medios de comunicación y de una buena legión de académicos que les aplauden. Pero al final han conducido a una catástrofe de consecuencias incalculables.

Lo que algunos han enunciado como crisis financiera es una crisis global, pues supone el agotamiento de un modelo de crecimiento que modifica el equilibrio ecológico, que afecta a los alimentos, la energía y que ha sido incapaz de combatir la pobreza, el hambre y la exclusión social, aunque haya venido acompañado todo ello de progresos indudables.

En definitiva, las instituciones financieras son un instrumento del propio sistema para conseguir superar las crisis de sobreproducción de las que hablaba Marx.

Esta crisis no se puede solucionar sólo con medidas de política económica, sino que es necesario plantearse otros modos de crecer y consumir. No estamos solamente ante una crisis financiera sino ante algo mucho más profundo: un sistema económico mundial desigual y depredador de la naturaleza.

Ante esta situación, es importante afrontar el futuro con un reequilibrio de fuerzas, cuestión que merece desarrollarse en otro artículo.

– Carlos Berzosa es Rector de la Universidad Complutense de Madrid

Fuente: alainet

Anuncios

Jorge Majfud: Notas al margen del camino (II)

enero 30, 2009

majfudDebo reconocer que no sé qué es la muerte; apenas se me ha permitido descubrir su máscara y no sin las emociones que perjudican el entendimiento. Pero si fuese inmortal no tendría ninguna autoridad para hablar de ella; y si bien no tengo ninguna experiencia en morirme, sí la tengo en convivir con la conciencia de ese futuro inexorable.

Uno vive rodeado de personas y animales y en ellos va depositando sentimientos; se asocia emocionalmente con ellos para espantar la irremediable soledad cósmica a la que fuimos condenados. Pero luego esos seres van desapareciendo, uno a uno. Porque los que se mueren son siempre los otros. Entonces la sociedad se disuelve, los antiguos pilares que sostenían al mundo se derrumban y caemos al vacío donde los recuerdos son inútiles espejismos de agua para el que agoniza en el desierto. Luego traemos hijos al mundo con la esperanza de que los nuevos pilares nos sobrevivan. Porque el destino de la creatura metafísica no es del todo terrible.

* * *

Es en la infancia el único momento en que la creatura es capaz de vivir plenamente el presente. Más tarde, en la madurez, ya no podrá hacerlo, porque el futuro irrumpirá siempre sin una forma definida. Hasta que sea hecho y, entonces, en la vejez, será el pasado el que reclame su derecho: completar la obra del tiempo; que la creatura nunca muera satisfecha. —Se podría decir que muchas creaturas sólo se preocuparon por el presente, como Omar Khayyam. Pero no fueron esta clase de creaturas las responsables de casi toda nuestra historia metafísica y material. Para bien o para mal, toda la acción de la creatura tiene su motivación en el futuro. En ese tiempo está depositado todo “porque”, todo sentido, material o metafísico. La muerte no solamente significa, en principio, la negación de todo futuro; también es la negación de todo pasado, porque con ella todo logro anterior se opaca y se derrumba. Un poema del siglo XII lo expresa así:
Dónde está tu gloria, Babilonia? dónde el terrible
Nabucodonosor, y el poderoso Darío, y el famoso Ciro?
Dónde está Régulo, dónde Rómulo, dónde Remo?
La antigua rosa es sólo un nombre, solo nombres nos quedan.

¿Cómo no entender, entonces, la respuesta religiosa? La exploración metafísica puede levantar a la creatura vencida por su propia conciencia, por el poderoso poder interrogativo de su memoria. Pero ¿todo eso significa que la creatura inventó a Dios para llenar sus carencias o que, simplemente, lo descubrió al transitar por la experiencia de su destino metafísico? De igual forma, ¿inventó las matemáticas para comprender el mundo o las descubrió después de una experiencia milenaria?

* * *

Supongo que ente la muerte ni Demócrito ni Lucreciano debieron experimentar angustia alguna. Por lógica, cerebros como los suyos (casi digo “espíritus”) deberían registrar este suceso como uno más: con la muerte de un hermano un nuevo orden molecular se ha establecido en el Cosmos, semejante a una piedra que se parte o un árbol que se incendia. Y sin embargo…

* * *

La muerte de una persona célebre o simplemente famosa, conocida como un familiar pero sin serlo, replantea en la creatura el misterio de la desaparición, de la partida, del abandono. Pero sin el dolor irreflexivo que acompaña la muerte de un amigo o de un familiar. Por ello es vivida por el pueblo como una tragedia griega.

* * *

Pero, ¿acaso hay respuestas para la incomprensible muerte? Es decir, ¿acaso hay respuestas para el misterio de la vida? Bien, si alguna respuesta hay, demos por seguro de que las creaturas ya las han explorado después de enfrentarse durante milenios a la misma experiencia. Porque, vaya casualidad, estos seres se vienen muriendo desde hace mucho tiempo, y desde hace casi tanto que se angustian por ello. Esas instituciones contestatarias son, sin duda, las religiones. Respuestas imprecisas, instituciones para la liberación y para la opresión, para el altruismo y para la explotación y el martirio del prójimo, es cierto. Pero qué más se puede esperar de unos seres precarios e imperfectos que son deglutidos cada día por el insondable abismo? El cuerpo nunca puede negar la muerte; el espíritu, en cambio, aunque equivocado, es el único capaz de semejante osadía. Y es allí donde radica su grandeza. La creatura, ante la vida y la muerte, es un ser dubitativo. Por lo menos en comparación a un tigre o a un rinoceronte. Qué hacer, qué sentir? Cuando uno de esos pobres seres deciden ser guiados por un determinado credo religioso, delega la responsabilidad de equivocarse a un líder; o, mejor aún, a todo un pueblo y a toda una tradición milenaria. Aún advirtiendo que otros millones de creaturas se guían por credos diferentes y hasta opuestos, al individuo ya no le angustia la idea de equivocarse en soledad. Si Buda, Cristo o Mahoma lo dijeron, qué Juez los condenaría?

* * *

Todas las religiones significan un rechazo a la muerte. Todas suponen el dualismo cuerpo-alma. El primero está destinado a la vejez y a la corrupción; eso lo sabemos. Por lo tanto, nada bueno puede esperarse de él a largo plazo. El alma, siempre perfeccionable, puede llegar a ser virtuosa, tanto en el cuerpo de un enano como en el cuerpo de un gigante. Desde los tiempos en que los hombres escrutaban el silencio y la oscuridad de las cavernas, el alma ha sido eso que está presente en un cuerpo vivo pero que no modifica su peso cuando lo abandona. Por lo tanto, es una cualidad sin peso; o pesaba lo que el aire, según el griego. Y como el aire o como todo lo que no tiene peso, su destino es el alto cielo. Pero claro, había algo que no estaba bien: el hecho de que las creaturas continuaran naciendo significaba que, por algún motivo, las almas volvían a caer. Porque esa es su naturaleza, según los indianos, o porque ese es su castigo divino, según los otros. De cualquier forma, el alma es “un extraño en la Tierra”, y solo puede liberarse o regresar a su estado original a través del conocimiento de su condición actual, no por la simple muerte. Según casi todas las filosofías y casi todas las religiones.

* * *

¿Acaso es necesario ser ateo o blasfemo para reconocer el carácter neurótico de la renuncia religiosa, la eterna mentira política de sus sermones y sus inmaculadas prácticas apolíticas? ¿No será que al hacerlo estamos dando un paso hacia una espiritualidad más auténtica? ¿No es ese paso el paso más importante en la evolución humana? ¿No es la evolución espiritual la única con algún sentido? ¿No es ese, acaso, el mayor objetivo de un Dios que aún se preocupa por sus creaturas?

* * *

Ya Darwin había observado que la lucha por la sobrevivencia es más intensa entre los individuos de una misma especie. La creatura humana no podía ser una excepción y vivió este problema como individuo, familia, clan, tribu, raza y, finalmente, como nación. En toda la historia civilizada, y desde mucho antes, la creatura se ha enfrentado, con obsesión, a una única amenaza exterior: las otras creaturas.

Tomado del libro Crítica de la pasión pura (Jorge Majfud, 1998 )

Fuente: http://alainet.org/active/28571


Jorge Majfud: Notas al margen del camino (I)

enero 30, 2009
majfud
Una vez alguien me dijo que yo no podía hablar de religión porque no era un hombre religioso. Me quedé pensando un instante, porque en algo tenía razón: yo soy un espíritu religioso, pero no soy un hombre religioso porque mi mente desconoce la seguridad. Obviamente, se equivocaba en lo demás. “Señor —quise contestar, no sin timidez—, si los sacerdotes católicos desde siempre han dado
consejos matrimoniales y ahora hasta dan clase de conducta sexual, ¿por qué no podría un ateo enseñar teología?”

Sófocles y Esquilo compitieron por el aplauso del pueblo griego. Shakespeare escribía para el teatro, no para la eternidad de la letra impresa. A diferencia de los grandes escritores del siglo XX, al inglés lo preocupaba, especialmente, el juicio y la aceptación del público de esa noche. Como cualquier libretista de Hollywood o de televisión. Porque hubo tiempos en que la profundidad y la inteligencia tuvieron rating.

* * *

Los libros de autoayuda son los amuletos de nuestro tiempo. En ellos descansa toda la superstición de las creaturas temerosas. Sin la ayuda del miedo y la superstición moderna, estos libros no serían best-sellers y mucho menos serían considerados profundos o necesarios. Podemos contar algunas muestras de esta profundidad: “Abrace a su mujer cuatro veces por día” (John Gray); “Elógiate tanto como puedas”, “La crítica es un acto inútil”, “Mírate con frecuencia al espejo y dí: te quiero”, “Haz lo que te gusta hacer”, “Tus pensamientos pueden ayudarte a conseguir el trabajo perfecto” (Louise L. Hay); “Control significa ser el amo de su propio destino”, “Todos podemos hacer algo”, “Haga reír a otra persona hoy y mañana, todos los días”, “Nadie puede engañarle sin su consentimiento”, “Recuerde que no puede fracasar en la tarea de ser usted mismo” (Wayne W. Dyer). —La creatura insegura busca en los libros de autoayuda que le digan lo que ya sabe; pero necesita que una autoridad (sacerdotes del éxito solitario) se lo repita, porque ya no se cree a sí misma. No puede creerse a sí misma porque está habituada a creer y aceptar la orden y el consejo de los medios de difusión. Su libertad es virtual o ilusoria, porque para ser libre es necesario, por lo menos, comenzar por creerse a sí mismo.

* * *

No es por casualidad que la mayoría de los jugadores de básquetbol sean hombres altos, ni que la mayoría de los travestis sean homosexuales. Tampoco es casualidad de que la mayor parte de aquellos que ostentan el poder sea gente ambiciosa. Es decir, no es casualidad que el mundo esté gobernado por gente que no debería gobernarlo.

* * *

La antigüedad de una cosa se puede medir por la presencia de Carbono-14; cuanto más cantidad de este elemento, más antiguo es el objeto en cuestión. La antigüedad de una determinada etapa de la Era Moderna se puede medir según la cantidad de ciencia y tecnología involucrada en la misma: cuanto más reciente es el año que consideramos, más fuerte es la presencia de la ciencia y la tecnología en la vida de las creaturas.
Así también el año de una ciudad se puede deducir según su violencia: cuanto más moderna y evolucionada es una ciudad, más cantidad de violencia sufre. Junto con el decrecimiento del Carbono-14 y el desarrollo de la inteligencia material, ha aumentado la inseguridad de cada creatura. Y si es cierto de que en un pequeño pueblo existe la misma proporción de criminales que en una gran ciudad, también es cierto que los habitantes de un pequeño pueblo no temen por su vida como temían los neandertales en el paleolítico y como ahora temen, en nuestro mundo civilizado, los evolucionados habitantes de las grandes ciudades, como San Pablo, Johannesburgo o Los Ángeles. —La soledad y el desconocimiento mutuo de las grandes ciudades lleva a la pérdida de la conciencia de grupo. Cualquiera puede ver que la violencia de las ciudades suele estar en directa proporción a su tamaño; pero el miedo y la inseguridad lo están en proporción cuadrática. Es decir, a medida que las creaturas se amontonan se vuelven seres aislados; a medida que aumenta el tamaño de la civilización aumenta el tamaño de la conducta salvaje.

* * *

Desde hace doscientos años, donde más se ha lucido la inteligencia de la creatura ha sido en el ejercicio de las ciencias y la tecnología. Con ellas, multiplicó las posibilidades de dos antiguas potencias características de su naturaleza: la destrucción y la conservación. Para la destrucción inventó y organizó imponentes mecanismos de muerte; para la conservación de la vida perfeccionó la medicina y diversos sistemas de salud. Pero, lamentablemente, ésta no es una relación equilibrada en sus posibilidades. Lo que construya la medicina en diez años puede ser borrada con un solo golpe bélico. Se puede acabar con una peste después de un enorme esfuerzo mundial, pero ningún holocausto puede ser remediado con alguna ciencia o tecnología. Es decir que la inteligencia hace a la creatura cada siglo, cada día, más peligrosa para su propia existencia. Por ello, cada día es más urgente la afirmación de una conciencia ética, y una forma de medirla es a través de la renuncia del individuo o de un grupo en beneficio del resto de la humanidad. —Durante un millón de años las creaturas expresaron su violencia con palos y piedras. No podemos borrar de nuestro ánimo mileños de violencia; pero como nuestra inteligencia es cada vez más poderosa (y eso significa peligro), así nuestra cultura, nuestra historia exterior, debe estar a la misma altura. Sabemos que un dictador o un soldado que maneja un arma de destrucción masiva se asemeja a un dios paleolítico, y que por eso reclamar una mejor conciencia parece del todo utópico. Pero nunca podemos renunciar a un reclamo semejante.

* * *

Todos los pueblos deberían, de vez en cuando, volver a escribir los diez mandamientos para observar mejor nuestros cambios. Como nuestro tiempo ya no es el de Moisés, no podemos esperar la dictadura un nuevo líder. Ahora solo hay una forma democrática o vulgar: una encuesta colectiva de las opiniones individuales. Vaya entonces de paso mi propia clasificación:

I

1— No matarás, bajo ninguna razón, porque siempre hay una razón para matar.

2— No codiciarás la pareja de tu prójimo. Esa es una buena razón para obviar el primer mandamiento.

3— No dirás falso testimonio contra tu prójimo, porque la justicia es ciega.

4— No robarás. Si lo haces por necesidad, procura no tener necesidades creadas por ti mismo.

5— Ayudarás a tu prójimo a sobrevivir y a cumplir con el resto de los mandamientos.

II

6— Serás tolerante; porque cuando te vuelves imbécil nunca lo sabes.

7— No te creerás dueño de la Verdad. Si la Verdad existiera no tendría un dueño tan pobre.

8— No te considerarás mejor que el resto. Solo así podrás considerar que no eres de los peores.

9— Buscarás la verdad tanto en la tierra como en el cielo, porque ese es tu destino y tu condena eterna.

10— Buscarás a Dios, porque tal vez no hay Mandamiento que valga mucho sin Él.

El orden de las tablas se encuentra, o suele encontrarse, invertido. En el Decálogo bíblico, la primera tabla se refiere a lo metafísico (II), mientras la segunda repite antiguos principios morales (I). Como si fuese una paradoja tipográfica, veamos que la escritura hebrea se desarrollaba de derecha a izquierda, por lo que la piedra de la segunda tabla había sido ubicada al principio de nuestra lectura Occidental, mientras que la primera estaba al final. Es como si Occidente hubiese entendido el orden de escritura hebrea así como los rusos copiaron el alfabeto romano de un papel mojado.

http://alainet.org/active/28478


¡ALERTA! Morelis Gonzalo: Los dominios en Internet: expresión de la soberanía digital

enero 30, 2009

morelisgonzalo1La historia de la asignación de los nombres de los dominios en Internet es la historia de cómo ha sido la participación de EEUU en la Gobernanza de la red y como los valores dominantes de esa nación se han expresado en esta. También es la crónica de cómo ha evolucionado esta tecnología, desde su creación como una red de tipo militar hasta su explosión en los años recientes como una red mundial, acosada por el mercado.

Esta historia es también la crónica no contada de cómo esas abreviaturas (los dominios, esas siglas que aparecen en todas las páginas Web, como por ejemplo .com, .ve) se han convertido en una extensión de la soberanía nacional de los países en una expresión de su identidad (que llamaremos soberanía digital). Historia poco conocida por la mayoría de los usuarios finales. Este artículo pretende dar cuenta de eso.

Antecedentes

Desde los inicios de la red, todo lo relacionado con la asignación de los dominios estuvo supeditado al Departamento de Defensa de EEUU. En 1983, ese país crea el Sistema de Nombres de Dominio, DNS por sus siglas en inglés, el cual permitió asociar cada número IP (protocolo de Internet que permite la transferencia de datos a lo largo de la red) a un nombre, lo que hizo posible la ubicación de los prestadores de servicios en la red (productores de contenidos) por país y en muchos casos, por actividad, estos de manera previa debían haber solicitado una asignación, un nombre de un dominio a un proveedor de acceso.

La DNS estructura los nombre de los dominios de dos formas: 1) Los Dominios de Primer nivel genéricos, los gTLDs. Los más conocidos son .gov, .mil, edu, .com, .int y .net y 2) Los Dominios de Primer nivel de código de país, los ccTLDs, como por ejemplo .ve, .co, .cu, etc.

Cuatro años más tarde, en 1987, crea la Internet Assigned Number Authority (IANA) y contrata a la Universidad del Sur de California para operar el primer servidor-raíz, de igual modo busca a la empresas del sector privado (SRI internacional al comienzo y luego; la Government Systems Inc (GSI)) para que se encargue del registro de nombres de dominio, con excepción de aquellos que estaban bajo la coordinación de los diversos países, los llamados ccTLDs, ya explicados.

En 1996, IANA, privatiza esta actividad y le transfiere a la empresa Network Solution, subsidiaria de Verisign, la potestad para comercializar los dominios. Comienza el negocio. Esto le permitió a la empresa, crear de manera unilateral, reglas de propiedad intelectual ante las disputas por la compra-venta de las asignaciones, lo cual generó muchas protestas y reclamos, al involucrarse en un ramo que no era de su competencia, afectando la soberanía digital de algunos países y fijando arbitrariamente los precios de los dominios.

Con la explosión de la red en la década de los 90, la empresa comenzó a quedarse corta frente a un negocio de dimensiones mundiales, que nadie previó en sus inicios. En 1997, un equipo de técnicos propuso la creación de más dominios y que estos tuvieran carácter internacional. Ante esta situación, el presidente norteamericano para ese momento, Bill Clinton, le encarga al Departamento de Comercio la tarea de crear un organismo a la altura de las dimensiones del negocio, iniciando así la desvinculación del Departamento de Defensa, como una consecuencia lógica de la evolución que ha tenido la red; de instrumento de uso militar a un servicio de consumo, altamente demandado.

Nace entonces, en 1998, la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) el organismo responsable de la asignación de números y nombres de Internet (http://www.icann.org/es/announcements/announcement-2-23oct08-es.htm) como una entidad sin fines de lucro, ubicada en California, la cual tendría bajo su responsabilidad, además de la definición y mantenimiento de las tablas-números de los diversos servicios de Ia red, gestionar los números IP, los nombres de dominio de primer nivel genéricos y la gerencia de los 13 servidores-raíces existentes en el mundo, los cuales mediante un sistema piramidal, le dan acceso a todos los usuarios del planeta.

Así, los diversos proveedores de acceso de los países dependen, en última (¿o en primera?) instancia de estos servidores, ubicados 10 de ellos en EEUU, los otros en el resto del mundo.

Surge con el ICANN el primer intento de Gobernanza de Internet a nivel mundial, conformado por un Consejo Consultivo de Gobernanza (GAC) donde existen representantes de los gobiernos y de organismos como la Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT por su siglas en inglés (//www.itu.int/net/home/index-es.aspx) y la Organización mundial de la propiedad Intelectual (OMPI, pero controlado por los EEUU. También hay un consejo para la participación de la Sociedad Civil y de los “internautas individuales” Existen “sucursales” en cada uno de los continentes, así en América Latina opera LACNIC, Latin America and Caribbea Internet Adress Registry, ubicada en Uruguay (http://www.lacnic.net/sp/)

Los dominios y la soberanía digital

Si entendemos a la soberanía, desde el punto de vista político, como el poder de un estado o de un organismo que no está sometido a ningún otro, entonces la soberanía digital sería ese mismo poder pero en el ciberespacio. En la actualidad, muchos países han sido colonizados paulatinamente por los mercaderes que compran los dominios de algunos países al ICANN y luego los revenden, dejando a su dueño original desprovisto de ese poder, de esa soberanía e identidad digital.

De manera lenta pero continua, los dominios de primer nivel (los ccTLDs) se convirtieron en un negocio, por demás rentable, para diversos vendedores y revendedores. Así, muchos comerciantes con olfato para los grandes negocios, comenzaron a comprar estos dominios en un momento en el que el tema de Internet no era ni prioritario ni conocido, por ello “muchos países renunciaron a su identidad nacional en nombre del dinero” tal como lo señala Carlos Alfonso de la Fundación RITS . (http://rets.rits.org.br/rets/servlet/newstorm.notitia.apresentacao.ServletDeSecao)

Hay múltiples casos que evidencian esto en forma dramática, como el de la isla de Tuvalu (http://es.wikipedia.org/wiki/Tuvalu) uno de los países más pequeños del mundo, que pertenece a la Polinesia y la cual ha recibido mucho dinero por el dominio .TV que lejos de dar a conocer la región, hace referencia a la industria de la televisión. En términos de del ciberespacio, esta isla no existe.

Y es aquí donde el problema político comienza a surgir. Al considerar los nombres de los dominios (ccTLDs) como una extensión de la soberanía nacional del país, estos no pueden ser vendidos ni arrendados al mejor postor, puesto que ellos son expresión del país al cual designan.

Cuando nombramos el dominio .ve estamos haciendo referencia a Venezuela, un país que tiene un territorio virtual específico y con él, una cultura determinada. Por esa razón, un gran número de naciones asignan la distribución de los dominios a entidades gubernamentales y no al sector privado, para garantizar que los intereses de cada uno de ellos no sean vulnerados, ni su soberanía digital, puesta en riesgo.

Por ejemplo, la intención de la Universidad de los Andes de Colombia (https://www.nic.co/dominio/) administradora del NIC.CO de querer comercializar el dominio colombiano fue objeto de una gran controversia. La institución proponía entregar el dominio a un operador internacional, puesto que el .co al tener una gran similitud con el .com lo haría un sufijo útil tanto para entidades comerciales como para el país. Es decir “las ganancias” serían mayores. Ante esta situación, el Ministerio de Comunicaciones de Colombia tuvo que declarar el dominio objeto de interés público, para que éste se someta al control exclusivo del Estado y no pueda ser comercializad y con ello, la identidad del país.

Sin embargo, la Universidad aduce que estos asuntos están fuera de la legislación nacional (!!!) y deben ser sometidos exclusivamente al ordenamiento de la ICANN, es decir que este organismo de acuerdo a este criterio, es supranacional, por encima de las leyes de las naciones, lo cual, es como mínimo un contrasentido y un desconocimiento flagrante de la soberanía de los países.

Al igual que este intento, se han creado nuevos nombres de dominios genéricos, los cuales responden más a intereses empresariales y de mercado (en especial de muchas de las grandes transnacionales que tienes su asiento en EEUU) que a las necesidades de los países y los usuarios de la red.

La historia en Venezuela

A principio de los años 90 el ICANN, a través del IANA, delegó la autoridad para la administración de la porción del espacio de nombres de dominio para el ccTLD de Venezuela (VE) al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT), debido a que era una organización venezolana, conectada a Internet que agrupaba a la mayor parte del sector académico, científico y de investigación del país, el principal usuario de estos servicios.

El CONICIT a su vez, le asigna esta responsabilidad al Servicio Automatizado de Información Científica y Tecnológica (SAICYT) el cual, en abril de 1995, se transformó en la Red Académica de Centros de Investigación y Universidades Nacionales (REACCIUN), organización compuesta por 13 universidades nacionales, además del ente rector de la ciencia y la tecnología en Venezuela. En el año 1998 crea formalmente el NIC-VE, organismo encargado de la administración y registro de nombres de dominio en el país.

Cinco años después, en el año 2000, se crea el Centro Nacional de Tecnologías de Información, CNTI, el cual asumió la plataforma que poseía REACCIUN. En septiembre de 2008 el NIC-VE pasó a la Comisión Nacional de Tecnología, CONATEL (http://www.nic.ve/) la cual forma parte del Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones y la Informática. Desde allí se mantiene un sistema electrónico de registro de nombres de dominio y se opera una red de servidores, que proveen a la comunidad de usuarios de una plataforma sólida y confiable para mantener su presencia en la red.

Como puede verse en el cuadro # 1, Venezuela ha tenido un incremento significativo en la demanda de los nombres de dominio de primer nivel, lo cual pudiera ser expresión del crecimiento de la economía en los últimos años, pero también del aumento de la conectividad en la población o una combinación de ambos. En todo caso, es una realidad que merece ser estudiada para su mejor comprensión. De acuerdo a las estadística del ICANN, el país en el año 2007, ocupó en América Latina, el quinto lugar en lo que a existencia de dominios se refiere: 58.204, el segundo lugar en lo que a crecimiento porcentual se refiere: 8.38%,.
Cuadro # 1

En el año 2006 y como parte de la búsqueda y la reafirmación de la soberanía, en este caso lingüística, el gobierno decreto el uso del español en los dominios, así el .gov de origen anglosajón pasó a denominarse .gob de origen hispano (http://www.nic.ve/uploads/yd/-g/yd-gnlChTtSrznzVcazHjw/resolucion_240.pdf) Otros países latinoamericanos como Argentina (http://www.nic.ar/faqgob.html) también han hecho lo mismo.
dominios

Reflexiones finales

Ante el crecimiento que ha tenido Internet y los problemas que se han suscitado con la asignación de los nombres de dominio y la soberanía digital, es obvio que la ICAMNN confronta limitaciones para llevar adelante la tarea para la cual fue creada, dificultando Gobernanza de Internet, dado los problemas por abordar temas emergentes como son el spam, el multilinguismo, el derecho a la privacidad, los costos de interconexión, la propiedad intelectual, etc.

Frente a esta realidad que afecta a todos los usuarios y usuarias, una de las primeras medidas a tomar para darle racionalidad a la Gobernanza de Internet es considerar a esta como un Servicio Público de carácter universal, por ende, no sujeto a los vaivenes del mercado, ni a sus reglas e intereses.

Otra necesidad imperante es que sean entidades gubernamentales las encargadas de asignar estos dominios, comprobando previamente que los solicitantes viven y son del país donde solicitan el dominio, mediante la entrega de su documento de identidad personal y comercial, demostrando además que se dedica a la actividad que declaró. Esto debe ser monitoreado permanentemente.

Algo hay que hacer y pronto, porque ante la falta de respuestas rápidas y eficaces por parte de la ICANN, algunos gobiernos como China está creando su propia red, estimulando lo que se ha dado en llamar “la balcanización” de Internet.

De la manera cómo se conciba y se administre a Internet, de esa manera será su desarrollo a favor o en contra de una sociedad más equilibrada y equitativa. Si reproducimos en el plano virtual las exclusiones y asimetrías existentes en el mundo real, este maravilloso instrumento que es la red de redes, también las reproducirá, como de hecho ya ocurre en alguna áreas, ejemplo de ellos es que algunos países no existen en el ciberespacio, por cuanto le arrendaron “su espacio virtual” a terceros por razones meramente económicas, invisibilizándose, convirtiendo al país es una simple marca, tal como ya lo reseñamos en el caso de la islas Tuvalu y su dominio .tv

Para hacer realidad algunas de estas propuestas, es necesario que la Gobernanza de Internet esté en manos no de un ente privado, así sea sin fines de lucro, sino de carácter supranacional como la ONU o uno que se cree para tal fin, donde todos los países puedan expresarse y donde cada voto corresponda a una nación, no a una empresa, no a una transnacional. Y donde el voto de todos los países valga por igual.

Desde espacios como la Cumbre Mundial de la Sociedad de la información , CMSI (http://www.itu.int/wsis/index-es.html) y desde diferentes escenarios como el Foro de la Gobernanza en Internet, GFI (http://www.intgovforum.org/cms/) diversos países y representantes de la sociedad civil de estos, están pidiendo desplazar la Gobernanza de Internet de manos del sector privado (empresa Verisign) a un organismo de carácter público y multisectorial que represente a todos los involucrados.

Es necesario abordar este problema con visión integradora y tomando en cuenta que más allá del problema técnico, la asignación de los nombres de los dominios es un problema político que debe ser encarado políticamente, por cuanto toca el tema de la soberanía digital, extensión en estos tiempos de la soberanía nacional y tan importante como esta.

Finalmente, la llegada de Obama a la presidencia de EEUU, tal vez pudiera alimentar la esperanza de conseguir mayor desconcentración en la Gobernanza de Internet. El ha demostrado ser un hombre conocedor de la red. La usó con intensidad en su campaña. Incluso se ha mencionado el nombre de Lawrence Lessig para dirigir la ICANN, conocido abogado y propiciador de un conocimiento y una cultura libre en la red, creador del copyleft como nuevo paradigma para el desarrollo cultural y científico desde Internet, (http://es.wikipedia.org/wiki/Lawrence_Lessig) Esperemos.

http://alainet.org/active/28652


José Carlos García Fajardo: Como hienas contra la realidad climática

enero 30, 2009

garciafajardo1En Nueva York tendrá lugar la mayor cumbre de negacionistas del cambio climático, del 8 al 10 de marzo. Están financiados por la petrolera ExxonMobil y organizado por el Instituto Heartland, junto a otras 40 entidades al servicio de los intereses del sector energético.

Conviene recordar que en la junta directiva de Heartland está Thomas Walton, director de política económica de General Motors, segundo fabricante de automóviles del mundo que en octubre pidió a Bruselas que fueran menos estrictas las exigencias de emisiones de CO2 para los coches que circulan por Europa.

El ex presidente conservador del Gobierno español, Aznar, liderará esa cumbre de escépticos que niegan la evidencia del calentamiento global. Son conscientes de que una proposición no necesitar ser verdadera para que, a fuerza de repetirla, termine por ser creída o aceptada por muchísima gente. Es una forma de la propaganda ideológica, en este caso al servicio de los intereses del sector energético, que llegó a motivar guerras e invasiones para controlar esos recursos.

Otro de las estrellas de ese evento es Václav Klaus, presidente de República Checa y actual presidente de la Unión Europea. Es el autor del tan demoledor como sectario libro “Planeta azul, no verde” que editó y presentó en Madrid el ex presidente del Partido Popular y del Gobierno, José Mª Aznar. Ahora se apresta a ponerse al frente de los negacionistas del mayor cambio climático de la historia. Esa cumbre pretende llamar la atención sobre investigaciones que contradicen que el moderado calentamiento de la Tierra durante el siglo XX esté causado principalmente por el ser humano y haya alcanzado proporciones críticas”, según la página del Instituto Heartland.

Aznar aseguró que no tiene sentido dedicar cientos de miles de millones de euros “a causas tan científicamente cuestionables como ser capaces de mantener la temperatura del planeta Tierra dentro de un centenar de años y resolver un problema que quizá, o quizá no, tengan nuestros tataranietos”.

Tras estas declaraciones, el secretario de la Convención de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Yvo de Boer, afirmó que “en unos pocos años” Aznar podría ver el Sahara español desde su ventana si no se toman medidas para mitigar los efectos del calentamiento. Y el economista inglés Nicolás Stern, autor del informe más completo sobre los efectos del cambio climático, aseguró al diario español Público que Aznar “no sabe nada sobre ciencia”.

Según Greenpeace, el Instituto Heartland recibió de ExxonMobil 540.000 euros en los últimos 10 años. Así como por Philip Morris, que produjo 850.000 millones de cigarrillos en 2007. El Instituto anfitrión de la cumbre ha pedido una reducción en los impuestos de los cigarrillos y mayor libertad para los fumadores.

Las declaraciones de la portavoz de Heartland, Zonia Pino, comparten otros ideales, con el político español, según declara Manuel Asende. “Nosotros promovemos la educación privada, porque las escuelas públicas no son eficientes, y la sanidad privada, porque queremos que la gente se pueda quedar con su dinero e ir a hospitales privados, en lugar de tener un sistema de salud nacionalizado”. El presidente de Heartland, el norteamericano Joseph Bast, es autor del libro Por qué gastamos demasiado en sanidad, en un país donde 45 millones de personas no tienen seguro médico.

Pero la realidad es terca, como dice Mª Gª de la Fuente. El informe de síntesis del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, cuyos científicos ganaron el premio Nobel de la Paz en 2007, cientos de informes científicos demuestra el aumento de la temperatura del aire y del océano, la fusión generalizada de los hielos y el incremento del nivel del mar.

También el calentamiento está provocado por los seres humanos y por el modelo de desarrollo del último siglo, muy dependiente de combustibles fósiles. Habrá menor disponibilidad del agua, incremento de las sequías y más personas expuestas a un mayor estrés hídrico. En los océanos, los impactos del calentamiento se perciben en el desplazamiento y variación de algas, plancton y peces en latitudes altas; y adelantamiento en las migraciones de peces.

Los cultivos experimentan alteraciones por el calentamiento. Las plantaciones de semillas tienen que realizarse antes y hay daños en zonas forestales por incendios y plagas en el hemisferio norte.

Los recursos pesqueros también sufren el impacto del cambio climático por alteraciones de las rutas migratorias, lo que afecta a su disponibilidad de alimentos y por lo tanto a su reproducción.

Pero Aznar declaró: “Los entusiastas de los consensos científicos y los inquisidores que les protegen rechazan cualquier discrepancia” y “este es un problema que quizás sí o quizás no tengan nuestros tataranietos”. Ante semejante planteamiento sobran comentarios.

José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la UCM. Director del CCS

Fuente: http://alainet.org/active/28593