REMIX HISTÓRICO: Alfaro, el clero y la Revolución Ciudadana

Moneda

Moneda

Luis Alberto Mendieta.

La iglesia no hace los honores a la máxima bíblica que recomienda “No mirar la paja en ojo ajeno”, cuando rasga sus vestiduras y se escandaliza por el reconocimiento de derechos y deberes a las personas con tendencias sexuales homosexuales (más allá de cualquier cuestionamiento moral de la sociedad en su conjunto, que es harina de otro costal). Como decía, se escandaliza, cuando dentro de casa tiene graves problemas que solucionar: es imperioso que se concentre en mirar la viga en ojo propio.

Pero la más grave, de las muchas contradicciones del clero, es la histórica.

¿Es que acaso ya nadie recuerda desde dónde se llamó a la insurrección en 1912, año de la muerte del Viejo Luchador? ¡Desde el púlpito! Un colombiano tuvo que cantar al héroe, a falta de un compatriota que lanzara al viento la verdad de aquella masacre. ¿Leit Motiv? Alfaro terminó con las prebendas clericales de entonces:

  1. Estableció la igualdad ante la Ley. ¡Abominación para los “patricios” de entonces!
  2. Separó la Iglesia del Estado. ¡Adiós al control sobre diversas dependencias gubernamentales!
  3. Permitió la libertad de cultos. ¡Miles de “clientes” se les fueron de las manos!
  4. Instituyó la educación laica. Adoctrinamiento y pesetas dejaron de llenar sus gordas arcas.
  5. Expulsó a los jesuitas y sus bienes se transfirieron a la Beneficencia Pública.

La historia se repite, es cíclica, como debate la Filosofía. Al finalizar el siglo 19, medidas como las enumeradas (apenas un manojo del grueso de resoluciones tomadas por la Revolución Liberal) eran vistas como una aberración, o como una “picardía de los liberales y de Alfaro” para la sociedad de entonces. Se los acusó de herejes, se los excomulgó.

Y es que había muchos intereses de por medio. La iglesia estaba perdiendo cuantiosos bienes y muchísimo poder. Desde el púlpito, junto con el partido opositor y varios traidores (nunca faltan a su cita con la historia), sólo estuvieron en paz cuando acabaron con su más mortal enemigo, matándolo más tarde, y aunque se aferraron a toda clase de estratagemas para confundir a las masas, estas alcanzaron a entender que los cambios mejorarían su vida.

Hay un error al pensar que fue Alfaro el único enemigo que tuvieron. Don Eloy fue el líder que impulsó y logró cambios que venían gestándose desde tiempo atrás, pero el inmediatismo humano no alcanza a visibilizar desde una panorámica más alta, que necesitó de compañeros de lucha, de soldados, de multitudes que pensaran como él. La Revolución Liberal no fue sólo de Alfaro: Fue de un país en busca de su liberación: mestizos, indios, negros y montubios tumbando a costa de sus vidas el muro de la vergüenza de su raza, de su indolencia, agazapadas en sus mentes, que oprimían más que sus verdugos porque maniataban. Eso fue, en el fondo, la Revolución Liberal para quienes murieron por ella y para sus doctrinarios. Sin todos ellos, no estaríamos hablando ahora de tal revolución.

Pero la tendencia humana es olvidar la esencia de las cosas, y más aún cuando conviene hacerlo.

Luego se sucedieron gobiernos que lentamente pero con paso regular, han ido restituyendo prebendas a una iglesia que no recuerda los preceptos de su principal Pastor.

Valga el cura Flores, como una sola muestra (precisa en todos sentidos, eso sí) de la descomposición visceral del clero.

Pero para terminar, es imprescindible mirarnos desde atrás.

Al igual que en época de Alfaro, la Revolución no perteneció a un solo hombre y hoy ocurre igual: La Revolución Ciudadana es producto de la lucha de los Forajidos, es un proceso colectivo que todos los actores contemporáneos estamos construyendo, y su éxito depende de nosotros, no del gobierno de turno, que tiene necesidad de ajustarse al proceso, o quedarse atrás con sus a ratos oscuros e incomprensibles intereses, porque el tren de la historia seguirá su camino con o sin ellos.

Anuncios

One Response to REMIX HISTÓRICO: Alfaro, el clero y la Revolución Ciudadana

  1. Miguel Angel Guachamin Unapanta dice:

    JOSE PATRICIO AVILEZ MIRANDA, LICEO FERNANDEZ
    maria de la paz – 01.10.2014 21:13
    Según dicen los que saben, José Patricio Aviléz Miranda fue nombrado vicerrector despues de varios amarres entre políticos de bajo nivel moral, pero de altas ambiciones políticas. Soñaban y sueñan con el poder, por lo menos el poder municipal de Quito.
    Pocos saben, y los que saben se callarán, que Avilez Miranda fue expulsado del Municipio de Quito por prácticas inmorales con dos funcionarias de bajo nivel, una de ellas discapacitada. Aviléz Miranda la ultrajó una mañana de viernes, antes de que lleguen los demás empleados. El caso se intentó llevar a la Fiscalía, pero surgió el temor al escándalo y se tranzó con la humilde mujer violada, le dieron plata. La otra mujer no era discapacitada, pero fue amedrentada con suspender su cntrato, claro, Aviléz la había contratado.
    En el Colegio Liceo Fernandez Madrid de Quito está en funciones como vicerrector desde hace tres años. Este establecimiento que tuvo algún prestigio hace unas décadas, ha caído en el más bajo nivel moral. Las mujeres que somos profesoras, o simplemente alumnas como yo, vemos con asco cómo Avilkéz Miranda se pasea de arriba abajo como que nada hubiera pasado. A mí me acosó durante todo mi bachillerato, hasta que caí en sus redes y me violó. Se presentó desde un principio como que había sido un niño con una niñez muy triste, que necesitaba cariño y amor de mujer, que su mamá la había abandonado en Chillanes, y que tuvo que estudia solito, como a mí me tocó hacerlo. Entonces había una especie de similitud, por ahí empezo su acoso. Me violaba por lo menos una vez a la semana, pero cuando quise denunciarle ya era tarde, había comprado el silencio de mi tía prometie´ndome un pase de año y mi graduación. Pero a mi compañera de aula no le fue bien, ella se retiuró, pero nadie hizo nada por ella. Según decía le daba una especie de droga antes de cada violación. El colmo es que algunas profesoras habían pasado por lo mismo, pèro como nadie decía nada, Aviléz Miranda hizo de este colegio un verdadero antro de sexo y drogas. Todo se arreglaba con notas, dicen que a las profesortas les daba contratos extras para que se ganen plata adquiriendo libros de lectura para los alumnos y los vendedores les pagaban comisiones. Eso saben todos, pero también es difícil de comprobar. Pero lo que sí se puede comprobar es que a un niño, hijo de una licenciada de la escuela Sucre, Aviléz Miranda le había ofrecido darle el apeliido, y la licenciada le dió favores sexuales durante un año. Qué se pued eesperar de las alumnas y alumnos? Aquí hay embarazos. drogas, abortos. Nadie hace nada. Finalmente no reconoció al niño, pero todo se mantuvo en silencio porque en los colegios municipales se tapan entre ellos. Esa historia de niños-mamás-licenciadas es hasta ahora. Solamente un señor, hace dos años, se atrevió a enfrentarle públicamente, pero le taparon los demás licenciados. Ayer en la tarde no reunimos algunas compañeras y hemos decidido pedir auxilio asl municipio, pero dijeron que de eso debe encargarse la policía y que hay que poner denuncias con los representantes de las alumnas. Pero ellas tienen miedo de perder el año, o que nos castiguen en la casa. Pero ayer le enfrenté a Aviléz Miranda yo solita, le dije lo que tenía que decirle porque ya no estoy en ese colegio, pero me seguía llamando al celular para que yo me vuelva a dejar violar. No usa `preservativos porque dice que no puede tener huijos, pero a mí me pasó una enfermedad que me duró casi un año. Pero yo ya no tengo miedo. Apenas me enfrenté salieron a defenderle los licenciados diciendo que yo estaba loca, que tengo que respetar a la autoridad y otras cosas, pero mi novio me ayudó y por eso tuve valor.
    El Liceo Fernandez Madrid es horrible y nadie hace nada. Hay violaciones, drogas, se ve que manejan plata con los libros que nos obligan a comprar y hay miedo por parte de las mujeres alumnas o licenciadas. No todas las mujeres somos prostitutas com el dice. Tambien habemos mijeres dignas. Entre las licenciadas también se tapan, pero yo ya no tengo miedo. Yo aprendi que hay que decir las cosas, ojalá esto sirva de algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: