Wikileaks y el fin del mundo: “Es tiempo de abrir los archivos”.

diciembre 13, 2010

Este artículo se ha mudado al nuevo blog:

http://politicaysociedad.com/?p=2498


Obama, un año después

enero 28, 2010

Atilio Boron

A la memoria de Howard Zinn,
maestro, camarada y amigo

ALAI AMLATINA, 28/01/2010.- Al cumplir un año la Administración Obama presenta inequívocos signos de deterioro. Según el Rasmussen Report, dedicado a producir un seguimiento día a día de la popularidad de los presidentes de Estados Unidos, en apenas un año la aprobación popular de la gestión de Obama descendió desde un 65 % el día de su inauguración al 47 registrado el 27 de enero del 2010. En esa misma fecha la encuestadora Gallup le asignaba un porcentaje levemente superior de aprobación popular: 48 %, desde un 69 % inicial.

Las razones de esta rápida declinación son muy variadas: la crisis general capitalista ha generado un profundo descontento popular que las ortodoxas medidas adoptadas por la nueva administración para enfrentar la crisis fundamentalmente, el multimillonario rescate de los grandes oligopolios a costa del gasto social y la muy injusta repartición de los esfuerzos para superarla- no hacen sino acentuar. En los días previos a su discurso ante el Congreso y golpeado por la inesperada pérdida de la banca senatorial en el Estado de Massachussets, tradicional bastión del partido Demócrata, Obama anunció su intención de establecer regulaciones más estrictas sobre los bancos y el sector financiero y, además, de promover un conjunto de medidas tendientes a favorecer la creación de empleos y facilitar el acceso de las familias de los trabajadores a crecientes niveles de educación.

Estas promesas fueron sin duda impulsadas por la derrota electoral y la pérdida de la estratégica super-mayoría en el Senado (60 votos sobre los 100 que componen ese cuerpo) que, entre otras cosas, le permitiría avanzar con su programa de reforma del sistema de salud. Pero también fueron aguijoneadas por la constatación de la indignación popular desatada por el contraste entre las exuberantes ganancias de los principales operadores bancarios y la caída de los ingresos (y el aumento del desempleo) de los trabajadores. Goldman Sachs, tal vez el más importante banco de inversión del mundo, anunció días atrás que en 2009 había obtenido “una ganancia de US$ 3.385 millones, antes del reparto de dividendos, una cifra que resultó seis veces mayor que el beneficio logrado en 2008.” Es decir, para el capital financiero la crisis fue un espléndido negocio, y por eso los gerentes y directivos de Wall Street serán premiados, tal como lo asegura Robert Reich, con una suma cercana a los 25.000 millones de dólares en bonificaciones anuales que serán distribuidas en los próximos meses entre un puñado de privilegiados. Un verdadero escándalo para un país cuya tasa real de desempleo –es decir, incluyendo a los trabajadores indocumentados, los que trabajan a medio tiempo y los que dejaron de buscar empleo- supera ya la marca del 20 % y en el cual las diferencias de remuneraciones entre la gerencia y los trabajadores se ha disparado a las nubes. Hace unos 25 años los primeros percibían salarios que fluctuaban entre 30 y 40 veces por encima de los del trabajador medio; en la actualidad estudios concretos revelan que esa diferencia alcanzó la astronómica cifra de 344 veces. Magia del mercado, que le dicen.

Llegados a este punto es conveniente preguntarse por las razones que produjeron tan fenomenal polarización entre las remuneraciones de unos y otros. Hay dos causas principales: por una parte, las políticas neoliberales de desregulación y liberalización de la vida económica, que removieron los controles existentes desde la época del New Deal y la posguerra que ponían ciertos límites al despotismo del capital. Ronald Reagan comenzó la demolición y sus continuadores, sin excepción, profundizaron esa política. Por otro lado, el radical debilitamiento de los sindicatos: si en la década de los cincuentas más de la tercera parte de los empleados del sector privado estaban sindicalizados, la legislación anti-laboral (“flexibilización” y precarización de la relación obrero-patronal) promulgada desde los años ochenta hicieron que la proporción de trabajadores encuadrados en organizaciones sindicales se desplomara a un 7 % en los últimos años. Investigaciones empíricas demuestran que en las empresas sin sindicatos los gerentes tienen sueldos y compensaciones un 20 % superiores a las de sus colegas en empresas en donde existen sindicatos; y que los trabajadores en las primeras perciben ingresos muy superiores a los que reciben quienes se desempeñan en otras en las cuales no hay actividad sindical.

Lo anterior revela los alcances del proceso de intensificación de la explotación capitalista en Estados Unidos y la exacerbación de la concentración de la riqueza en manos de la clase dominante. En cierto sentido podría pues decirse que en ese país asistimos a una situación en la cual la lucha de clases se desenvuelve sordamente bajo un espeso velo ideológico que impide a las clases y capas subalternas adquirir una verdadera comprensión de sus propias condiciones de existencia y las causas de sus pesares. Toda la industria cultural norteamericana ha sido diseñada para negar la existencia de las clases y su irreconciliable contradicción. La permanente invocación y exaltación del American Dream -que llegó a su apoteosis con la llegada de un afro-americano a la Casa Blanca- no es sino ese cemento ideológico del cual hablaba Gramsci y mediante el cual los víctimas del sistema se culpabilizan a sí mismas de sus miserias y fracasos e inocentizan al sistema capitalista por sus desdichas y padecimientos. Lucha de clases velada y, además, atrofiada, porque la crisis del movimiento obrero, el derrumbe del sindicalismo y la claudicación del partido Demócrata (que abandonó por completo su antigua pretensión de representar a las capas medias y los trabajadores para entregarse de cuerpo y alma a los yuppies del capital financiero) dejan a la enorme masa de trabajadores asalariados norteamericanos huérfana de toda expresión política y sindical y, por eso mismo, sin capacidad para poner coto a las exacciones a que se ve sometida por la clase dominante. Bajo estas condiciones, los anuncios y la retórica de Obama difícilmente puedan surtir algún efecto: se requiere mucho más que palabras y discursos, y parece que eso es todo lo que aquél puede ofrecer al menos por ahora.

El deterioro de la situación social en los Estados Unidos puede graficarse elocuentemente si se repara que a partir del 2008 “7 millones perdieron su empleo, … 1 de cada 8 (norteamericanos) se alimenta a través de vales de comida y 1 de cada 5 dice que el año pasado tuvo serios problemas para dar de comer a los suyos.” También, si se tiene en cuenta que “si antes de las reaganomics (en los años 70s ) el 10% más acomodado capturaba menos de un tercio de la riqueza -igual no era poco-, hoy se alza con la mitad.” Esto constituye el telón de fondo de los recientes anuncios de Obama. Son también, por supuesto, factores que explican la abrupta caída en la popularidad presidencial. De todos modos, bastó que aquél hiciera algunos anuncios previos en relación a estos programas para que el establishment norteamericano y sus voceros reaccionaran con virulencia, fulminando al ocupante de la Casa Blanca con el rótulo de “populista” por su fuerte “retórica en contra de los bancos.”

Pero el malestar y la debilidad de Obama tiene también otras fuentes: una de ellas es la generalizada sensación de que la “guerra infinita” de George W. Bush es una pesadilla interminable que se agrava con el paso del tiempo, tal como lo demuestran las fatídicas noticias que a diario llegan de Irak, Afganistán y Pakistán. Y si bien en su alocución al Congreso Obama aseguró que las tropas estacionadas en Irak regresarían a casa en Agosto son pocos los que creen en semejante promesa. Es más, no sería absurdo conjeturar que la creciente militarización de las relaciones hemisféricas -con base en Colombia, convertida en la Israel latinoamericana- podría tener como consecuencia la apertura de un tercer frente bélico, ahora en esta parte del mundo. La obsesión por derrocar a Hugo Chávez y “normalizar” el cuadro político latinoamericano podría llegar a precipitar tal desatino.

A ello agréguese la muy difundida percepción de que la decadencia del “imperio americano” no encuentra en el ocupante de la Casa Blanca el piloto de tormentas que se necesita para enfrentar tan delicada situación agravada, además, por la creciente complejidad de un escenario global caracterizado por: (a) la aparición de nuevas actores dotados de extraordinarios recursos –China, en primer lugar, pero también India, Rusia y la misma Unión Europea- y (b), por el surgimiento de inéditos desafíos, como el cambio climático, la crisis del agua, el terrorismo internacionalizado y el tráfico ilegal de drogas, personas y armas, cuestiones estas que ponen en entredicho la eficacia de los mecanismos tradicionales de intervención en el sistema internacional.

Por eso, a poco andar, las promesas electorales de Obama se fueron abandonando sin mayores explicaciones. Su decepcionante conducta en la Cumbre de Copenhagen demostró claramente la tibieza de sus afanes innovadores. Y lejos de “desmilitarizar” la política exterior de Estados Unidos lo que hizo Obama, sin fuerzas para sobreponerse a las presiones de sus generales y el “complejo militar-industrial”, fue delegar cada vez más sus prerrogativas como comandante supremo de las fuerzas armadas en manos del establishment. Una buena prueba de ello la ofrece el hecho de que el presupuesto militar aprobado para este próximo año es el mayor de toda la historia de Estados Unidos, superando con largueza el billón de dólares (un millón de millones de dólares) si se consideran los gastos militares efectuados por todos los departamentos de la Administración federal y no sólo por el Pentágono. Lejos de revertir el papel dominante del Departamento de Defensa en la formulación de la política exterior, que es uno de los legados más funestos de la era Bush Jr., lo que hizo Obama fue proseguir en el mismo curso, algo que podía fácilmente pronosticarse a partir de la ratificación de Robert Gates al frente del Pentágono, nombrado como se recordará por su predecesor en reemplazo de Donald Rumsfeld. La gira por Asia mostró, además, a un presidente norteamericano a un paso de la humillación en su visita a China, y con Japón reclamando cada vez con más energía la redefinición de las relaciones nipo-estadounidenses constreñidas aún por los leoninos arreglos de la postguerra y las secuelas de la Guerra Fría.

En lo que hace a esta parte del mundo el desempeño de Obama fluctúa entre la intrascendencia y, otra vez, la continuidad con las políticas de Bush Jr. Pese a sus promesas de cerrar en el plazo de un año la cárcel ilegal que mantiene en la base naval de Guantánamo Obama tuvo que reconocer que tal cosa será imposible, al menos por ahora. La Cuarta Flota sigue navegando nuestras aguas y ahora los marines (unos 14.000 al día de hoy) asumieron el control de una devastada Puerto Príncipe que necesita médicos, trabajadores sociales, ingenieros y arquitectos y no máquinas de matar. El objetivo, claro está, es reforzar hasta el paroxismo su control territorial en la región, y el terremoto y la posterior tragedia haitiana le brindó a Washington una magnífica excusa, al igual que el derrumbe de las Torres Gemelas lo hizo para lanzar los planes belicistas de Bush y compañía. El comportamiento de Obama durante el golpe de Honduras fue, al principio errático, pero luego que la Secretaria de Estado Hillary Clinton fijara la postura de los sectores dominantes del imperio -que encuentran en ella a su más calificada y confiable representante- y caracterizara lo ocurrido en ese país centroamericano como un “interinato” la Casa Blanca se plegó a la línea emanada del “gobierno permanente” de Estados Unidos y, en la actualidad, ha convalidado plenamente el golpe por la vía del reconocimiento de la validez de unas elecciones tan fraudulentas y viciadas que la OEA y el Centro Carter decidieron que no valía la pena monitorear.

Como si lo anterior fuera poco Obama no hizo absolutamente nada en relación a la situación de los 5 cubanos prisioneros en las cárceles de Estados Unidos, bajo condiciones que ni siquiera se le aplica al más feroz criminal serial y que fueron sentenciados en un escandaloso juicio que constituye una vergüenza para el sistema judicial norteamericano. En relación al bloqueo a Cuba, condenado por toda la comunidad internacional con la excepción del propio Estados Unidos, su estado-cliente Israel y su protectorado en la Micronesia, Obama no tomó ninguna medida significativa para la eliminación de tan infame política. Como si lo anterior fuera poco firmó con Uribe un tratado por el que se le concede a Estados Unidos el derecho a instalar siete bases militares en Colombia, cuyo objetivo apenas silenciado es el de poder controlar con sus aviones cualquier movimiento significativo que tenga lugar en Sudamérica, hasta las cercanías del Cabo de Hornos. Tal como lo señalara el Comandante Fidel Castro, ese tratado constituye en realidad una anexión de facto de Colombia a los Estados Unidos: sus militares y civiles pueden entrar y salir a voluntad de Colombia, sin utilizar pasaportes. Basta para ello con exhibir un simple carnet de identidad. Los colombianos que quieran ingresar a Estados Unidos, en cambio, son sometidos a toda clase de controles y vejaciones. Los cargamentos que los norteamericanos internen o saquen del país no pueden ser sometidos a fiscalización alguna por parte de las autoridades colombianas.

Pueden importar armas de destrucción masiva, si se lo proponen; y exportar estupefacientes, cosa que ya hicieron en el pasado (recordar el affaire Irán-Contras). Por si lo anterior no bastara, los estadounidenses establecidos en Colombia gozan de total inmunidad diplomática y no pueden ser llevados a los tribunales colombianos por cualquier delito o crimen cometido en ese país. Y este tratado lo firmó Obama, no Bush. Para resumir: al cabo de un año la gestión Obama revela que es más de lo mismo, a pesar de sus recientes arrestos dialécticos que habrá que ver si son sucedidos por iniciativas concretas, cosa que no parece demasiado probable. Noam Chomsky tenía razón cuando advirtió, mucho antes de su elección, que “Obama es un blanco que tomó demasiado sol”.

(Ver el artículo completo, incluidas las notas de pie, en: http://alainet.org/active/35822

– Dr. Atilio A. Boron, director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales (PLED), Buenos Aires, Argentina


El espejo de Uribe

agosto 28, 2009

Atilio A. Boron

ALAI AMLATINA, 26/08/2009.- La Cumbre de la UNASUR en Bariloche tendrá que enfrentar dos gravísimos problemas que abruman a América Latina: el golpe militar en Honduras y la militarización de la región como resultado de la instalación no de una sino de siete bases militares norteamericanas en Colombia.

En relación a lo primero la UNASUR deberá exigirle a Barack Obama coherencia con sus propias declaraciones a favor de una nueva era en las relaciones interamericanas. Como lo hemos reiterado en numerosas oportunidades este golpe es un globo de ensayo para testear las respuestas de los pueblos y los gobiernos de la región. Y si tiene lugar en Honduras es precisamente porque fue ese el país más meticulosamente sometido a la influencia ideológica y la dominación política de Washington.

Fracasada la negociación de la OEA Washington procedió a suspender la emisión de visas para los ciudadanos de Honduras. Medida tibia, muy tibia, pero síntoma de que está tomando nota del clima político imperante en la región. Pero Obama debe hacer mucho más, y dejar de lado el falaz argumento que expresara hace unos pocos días cuando se refirió a la contradicción en que incurrirían los críticos del imperialismo al exigirle ahora que intervenga en Honduras. Es “irónico” –dijo en esa ocasión- “que algunos de los que han criticado la injerencia de Estados Unidos en América Latina se quejen ahora de que no está interfiriendo lo suficiente”.

Sabemos que Obama no está demasiado informado de lo que hacen sus subordinados civiles o militares, para ni hablar de los servicios de inteligencia. Pero debería saber, por ser tan elemental, que Estados Unidos viene interviniendo en Honduras desde 1903, año en que primera vez los marines desembarcaron en ese país para proteger los intereses norteamericanos en un momento de crisis política. En 1907, en ocasión de la guerra entre Honduras y Nicaragua, tropas estadounidenses se estacionaron durante unos tres meses en las ciudades de Trujillo, Ceiba, Puerto Cortés, San Pedro Sula, Laguna y Choloma. En 1911 y 1912 se reiterarían las invasiones, en este último caso para impedir la expropiación de un ferrocarril en Puerto Cortés. En 1919, 1924 y 1925 fuerzas expedicionarias del imperio volverían a invadir Honduras, siempre con el mismo pretexto: salvaguardar la vida y la propiedad de ciudadanos norteamericanos radicados en este país. Pero la gran invasión ocurriría en 1983, cuando bajo la dirección de un personaje siniestro, el embajador John Negroponte, se establecería la gran base de operaciones desde la cual se lanzó la ofensiva reaccionaria en contra del Sandinismo gobernante y la guerrilla salvadoreña del Frente Farabundo Martí. Obama no puede ignorar estos nefastos antecedentes y por lo tanto debe saber que el golpe contra Zelaya sólo fue posible por la aquiescencia brindada por su gobierno. Lo que se le está pidiendo es que Estados Unidos deje de intervenir, que retire su apoyo a los golpistas, único sustento que los mantiene en el poder, y que de ese modo facilite el retorno de Zelaya a Tegucigalpa. La Casa Blanca dispone de muchos instrumentos económicos y financieros para disciplinar a sus compinches. Si no lo hace es porque no quiere, y los gobiernos y pueblos de América Latina deberían sacar las conclusiones del caso.

Encabezado del Informe de Seguridad Federal (EEUU)

En relación al segundo problema, las bases norteamericanas en Colombia, es preciso decir lo siguiente. Primero, que el imperio no tiene diseminadas 872 bases y misiones militares a lo ancho y largo del planeta para que sus tropas experimenten las delicias del multiculturalismo o de la vida al aire libre. Si las tiene, a un costo gigantesco, es porque tal como lo ha dicho Noam Chomsky en numerosas oportunidades, son el principal instrumento de un plan de dominación mundial sólo comparable al que en los años treintas alucinara a Adolf Hitler. Pensar que esas tropas y esos armamentos se desplegarán en América Latina para otra cosa que no sea asegurar el control territorial y político de una región que los expertos consideran como la más rica del planeta por sus recursos naturales -acuíferos, energéticos, biodiversidad, minerales, agricultura, etcétera- constituye una imperdonable estupidez. Esas bases son la avanzada de una agresión militar, que puede no consumarse hoy o mañana, pero que seguramente tendrá lugar cuando el imperialismo lo considere conveniente. Por eso la UNASUR debe rechazar enérgicamente su presencia y exigir la suspensión del proceso de instalación de las bases. Y, además, aclarar que este no es un “asunto interno” de Colombia: nadie en su sano juicio puede invocar los derechos soberanos de un país para justificar la instalación en su territorio de fuerzas y equipamientos militares que sólo podrán traer destrucción y muerte a sus vecinos. Cuando en los años treinta Hitler rearmó a Alemania los Estados Unidos y sus aliados pusieron el grito en el cielo, sabedores que el paso siguiente sería la guerra, y no se equivocaron. ¿Por qué ahora sería diferente?

Detalle del reporte, referente a A. Uribe.

Segundo: mientras Uribe sea presidente de Colombia no habrá solución a este problema. Él sabe, como todo el mundo, que Estados Unidos ha venido confeccionando un prontuario que no cesa de crecer en donde se lo califica de narcotraficante y de cómplice de los crímenes de los para militares. En 2004 el Archivo Federal de Seguridad de Estados Unidos dio a conocer un documento producido en 1991 en el que se acusa al por entonces senador Álvaro Uribe Vélez de ser uno de los principales narcotraficantes de Colombia, referenciado como el hombre número 82 en un listado cuyo puesto 79 ocupaba Pablo Escobar Gaviria, capo del cartel de Medellín. El informe, que puede leerse en http://www.gwu.edu/%7Ensarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/dia910923.pdf
asegura que el hoy presidente colombiano “se dedicó a colaborar con el cartel de Medellín en los más altos niveles del gobierno. Uribe estaba vinculado a un negocio involucrado en el tráfico de narcóticos en Estados Unidos. Su padre fue asesinado en Colombia por su conexión con los narcos. Uribe trabajó para el Cartel de Medellín y es un estrecho amigo personal de Pablo Escobar Gaviria …(y) fue uno de los políticos que desde el Senado atacó toda forma de tratado de extradición”.

Detalle final del reporte, sobre actividades de A. Uribe

Por lo tanto, Uribe no tiene ningún margen de autonomía para oponerse a cualquier pedido que provenga de Washington. Su misión es ser el Caballo de Troya del imperio y sabe que si se resiste a tan ignominiosa tarea su suerte no será distinta de la que corrió otro personaje de la política latinoamericana, presidente también él: Manuel Antonio Noriega, quien una vez cumplida con la misión que la Casa Blanca le asignara fue arrestado en 1989 luego de una cruenta invasión norteamericana a Panamá y condenado a 40 años de prisión por sus vinculaciones también con el cártel de Medellín. Cuando Noriega dejó de ser funcional a los intereses del imperio pasó velozmente y sin escalas de presidente a prisionero en una celda de máxima seguridad en los Estados Unidos. Ese es el espejo en que día y noche se mira Uribe, y eso explica su permanente crispación, sus mentiras, y su desesperación por volver a ser elegido como presidente de Colombia, convirtiendo a ese entrañable país sudamericano en un protectorado norteamericano, y a él mismo en una suerte de procónsul vitalicio del imperio, dispuesto a enlutar a todo un continente con tal de no correr la misma suerte que su colega panameño.


[Relato]Luis Alberto Mendieta: La Pintá, Última parte

junio 6, 2009

La Pintá, escena final.

Mientras se acercaba al lugar escuchó una canción dulce aunque algo triste, y comprendió de inmediato que Pinzón la había compuesto en su honor.

Alcanzó a percibir Pinzón mientras cantaba, aquella fragancia a canela de su primer encuentro y calló de pronto. Miró hacia todos lados, dio varias zancadas hacia donde creyó percibir el aroma y al encontrarse con ella de pronto, entrelazó sus manos con las de su sirena y la acercó hacia sí, emocionado.

– ¡Sirena! – Trémula la voz- ¡Cuánto te he esperado, niña! ¿Por qué me has dejado cantando mi canción, solo, como un loco, tantos días? ¿Al menos la escuchaste alguna noche allá, entre las olas?

Su mirada reclamaba duramente, con mayor acento aún que las palabras.

Anaìs contempló enternecida la ingenuidad del muchacho y luego de abrazarlo fugazmente, se lo llevó hacia un rincón, donde acalló sus reproches con besos apasionados y le entregó sin importarle las consecuencias, aquello que el negrero tan celosamente había protegido de cualquier varón y de sí mismo.

En su brío de corcel impetuoso, en el vigor de toro enamorado que empeñó al poseerla, en la sensible percepción de sus apetencias a la mínima inflexión corporal, al más escueto suspiro, halló Anaìs en Pinzón al complemento que nunca volvería a encontrar en su vida.
Ante el infinito número de los ojos del Dios de Pinzón, parpadeando taciturnos como siempre, poseyó el hombre por primera vez en su vida a una mujer, creyendo que amaba a una sirena, sirena suya con sabor a canela y a sal.

Hasta que el horror de pensar en su amo despierto puso en pie a la esclava, de regreso al lugar del que partió, lamentándose el no haber dicho su nombre ni preguntado a su amante el suyo y temiendo que jamás podrían saberlo.

—————–

Se encontraron a dos pasos de la puerta del camarote.

– ¿Dónde has estado, mujer? – Acento casual, siniestro el solapado matiz de fondo. – Asió furiosamente su cabello, como quien sujeta las plumas de un escobajo, rumbo al camarote.

Al entrar, lanzóse como un loco hacia ella y nomás tenerla junto a sí, presintió lo que había ocurrido. Madrugada aún.

Energúmeno, la tiró sobre la cama y luego de hacer jirones sus prendas hasta desnudarla totalmente, olfateóla como un furioso galgo allí, allí donde no debía, y de rabia la poseyó hasta que el asco dijo basta.

Al amanecer, consciente de que su negocio tomó un giro inesperado, juróse al menos desquitar la cuenta con la causa de su desgracia, sin atreverse a tocar a la esclava, por no acabar de estropear su mercancía, pero jurándose mantener la cuenta pendiente.

Empezó por asesinar al capitán de una puñalada y a traición en cuanto se opuso a su designio de matar al infractor y luego de sobornar al navegante y a cuantos pudo, se convirtió en Mayoral de alta mar.

A la conmiseración de los marinos ante su camarada y la ira por la muerte del capitán, interpuso doblones de oro y hasta prometió esclavos, ofreciendo aún más a quien acusara al culpable de tener tratos con su esclava. La tripulación miraba al sujeto como al lunático en que se convirtió, indecisa, mientras esperaba inquieta el día de su llegada al puerto. Por la tarde, dos días después y ante el peligroso silencio de los marineros, reunió a todos y parado sobre el castillo de popa exclamó:

– ¡Mil escudos por la cabeza del bellaco que violó a la negra! ¡Están aquí, en esta bolsa!

Y la abrió, dejando brillar a la vista de todos los presentes las monedas de oro. Luego introdujo una mano en ella y enterrándola entre las monedas, las sacaba a puñados que dejaba caer nuevamente en el talego. Repitió la operación varias veces hasta evidenciar que efectivamente estaba repleta de monedas de oro, sin perder de vista los codiciosos ojos de la tripulación, alucinada ante el espectáculo.

Las lenguas de la marinería acabaron por deslenguarse. Ataron de pies y manos a Pinzón, lo entregaron y exigieron la recompensa. El botín se repartió entre todos a partes iguales.

El negrero, consecuente con el hecho de que en tierra su venganza sería imposible, asesinó a Pinzón aprisa, empezando por descargar un terrible golpe en su cabeza, pese a que de cualquier modo estaba extenuado, luego de luchar contra toda la tripulación para salvar su vida.  Quería evitar escándalos, en caso de que la tripulación, en posesión del oro, se arrepintiera de haberlo entregado y volviera a rescatar a su compañero. Luego lo apuñaló varias veces, un poco por asegurarse, y otro por bajo instinto. Finalmente lo arrojó al mar como a un bulto, aprovechando que los marineros se encontraban atentos a la repartición del dinero.

De inmediato hizo circular botellas de ron, no sin antes condimentar la bebida con ciertos polvos que traía para ocasiones como ésta.

Luego, fingiendo intensa pesadumbre, se puso a contar la historia de Anaìs a toda esa gente, que formó un corro en torno suyo. Al finalizar, uno preguntó:

– ¿Y qué hay de la niña? ¿Aún podéis ir a recogella, no?
– ¡Grandísimo follón! ¿Es qué tan duro tienes el colodrillo, que no os hacéis cargo de quién está hablando aqueste hombre? –Respondió otro, agarrando por detrás la greñuda melena del primero-.

Fue entonces cuando empezó a surtir efecto el aderezo. El negrero tuvo algún trabajo en recoger cada una de las relucientes monedas. La mayoría quedaron desparramadas en cubierta, y fueron las más fáciles de recuperar; pero unas pocas costaron esfuerzo, pues fue menester arrancarlas de las manos de algunos, que aún en trance de muerte se negaban a liberarlas hasta el último aliento de vida.

***

Alcibíades llegó a Lima con la novedad de que la peste negra había acabado con toda la marinería y que de milagro había salido él con vida. El dueño de la embarcación y la Autoridad del puerto recibieron reporte de la penosa fiebre que mató al capitán y a toda la tripulación, hecho que obligó a la nao a permanecer en cuarentena en un punto alejado del puerto, junto con el negrero y sus esclavos, que milagrosamente, -advirtieron las autoridades, dejando para luego mayores averiguaciones- se salvaron de la peste. Declaró, colérico al enterarse de su inevitable cautiverio, que en cuanto terminara la cuarentena, marcharía hacia el puerto de Guayaquil, y de allí a Quito,  a vender a sus esclavos.

—————–

sirena_cofre

Uno de los negros de Alcibíades logró escapar una noche. Tuvo que nadar muy poco para llegar a la costa, y de allí pasó a varios poblados de pescadores. Al llegar al último, se enteró de una aldea de cimarrones que vivía en las estribaciones de ciertas montañas, al sur, en el Ande, que aunque lejanas, eran seguro refugio para los esclavos fugitivos. Le obsequiaron los indianos pescadores algo de comer, compadecidos al verlo gris y macilento por el terror y el hambre prolongada. Luego le ofrecieron un jarro de aguardiente y a modo de agradecimiento, relató algo alucinado por los efectos del alcohol, la historia de un hombre que se enamoró de una sirena y tuvo amores con ella; al punto cantó la triste melodía que compuso el marinero en su honor, que se filtró aquella madrugada a las entrañas de la nao y llegó nítida a sus oídos, en mitad de la mar océano.

Finalmente añadió de su parte que toda la tripulación se había trastornado al escuchar que la Sirena repetía la canción de su novio, y aseguró que todos se lanzaron al mar, en un ataque de locura, a excepción de los esclavos, “porque estaban encerraos en la panza del navío”.

Pasó allí la noche el cimarrón, contando detalles de esta y otras historias hasta que la brisa marina enfrió el ambiente y la luz de la fogata empezó a languidecer. Los aborígenes se fueron a dormir en cuanto se quedó dormido de borracho, porque no paró de beber en toda la noche y ellos llenaban otra vez la jarra en cuanto se vaciaba, por reír sus ocurrencias o lamentar en silencio sus desdichas.

Al alba, le despertaron los primeros rayos de un sol que atravesó la bruma para pegarle en la cara, luego de haber despejado un poco de la cabeza el aguardiente de la noche anterior. Se despidió brevemente, haciendo un gesto con la mano a un par de niños que habían salido a espiarlo, antes de internarse en la manigua, hacia el sur, en busca de libertad.

***

La leyenda de Pinzón y la Sirena llegó pronto a oídos de la gente de mar, por los pescadores, que llevaron la novedad a los puertos aledaños. Y con ella la canción, dulce y apasionada, que aún cantan algunos marineros de Cartagena de Indias, Panamá y otros puertos de las costas de lo que un día se conoció como Tierra Firme.

Cantan hasta caerse de borrachos, en alguna taberna cercana al puerto.

Son los marineros viejos. Son ellos recordando con nostalgia, por el tierno acento de la melodía, sus lejanos amores de juventud.

La Pintá, primera parte.

La Pintá, segunda parte.

La Pintá, tercera parte.


Milton Castillo Maldonado: Los delitos de Uribe contra el Ecuador

marzo 5, 2009

SEÑOR PRESIDENTE, ESTAMOS A LAS ÓRDENES DE NUESTRA PATRIA PARA ENJUICIARLOS:

Los delitos de Uribe contra el Ecuador

REANUDAR RELACIONES CON COLOMBIA NOS CONVIERTE EN CÓMPLICES DE UN SISTEMÁTICO TERRORISMO ESTATAL

“En los últimos 60 años de lucha a favor de los Derechos Humanos nos hemos centrado tanto en los delitos cometidos por los terroristas comunes cuanto por el terrorismo de Estado”

Baltazar Garzón, Salamanca – España, enero 2009.

RESUMEN:

ALVARO URIBE PRESIDENTE, JUAN MANUEL SANTOS MIN. DEFENSA, MARIO IGUARAN ARANA, FISCAL GENERAL DE COLOMBIA, RONALD K. NOBLE PRESIDENTE DE INTERPOL Y EL EX JEFE DEL COMANDO CONJUNTO DE LAS FFAA COLOMBIANAS PUEDEN SER ENJUICIADOS AL INTERIOR DE COLOMBIA Y ANTE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL POR LOS DELITOS DE TRAICION DIPLOMÁTICA, FRAUDE PROCESAL, DELITOS DE LESA HUMANIDAD Y CRÍMENES DE GUERRA POR PARTE DEL ESTADO Y DEL PUEBLO ECUATORIANO. SOLO ES CUESTIÓN DE VOLUNTAD POLÍTICA

miltoncastilloVemos en los medios de prensa desfilar analista tras analista, ya sean nacionales o extranjeros, todos ellos expertos y prudentes, especulando de manera “ponderada”, alrededor del ataque colombiano al Ecuador, y todos caen, sin excepción en ese inmenso laberinto que Uribe ha urdido inteligentemente (con inteligencia norteamericana también), dentro de nuestro amado país, atando y volviendo sinónimos al fenómeno terrorista y el narcotráfico con una posición política de izquierda, propia de los gobiernos emergentes de A. Latina[1]. En el fondo lo único que existe en la conducta del Gobierno Colombiano son intereses económicos que excitan al ánimo de poder: EL PODER A TODA COSTA.

Demostraré con la presente, que ninguno de los analistas que he escuchado –incluidos algunos afines al Gobierno Nacional- han tenido la sensatez ni académica ni histórica suficiente para privilegiar los hechos y consecuencias jurídicas ineludibles del bombardeo colombiano a tierra ecuatoriana y seres humanos, por sobre la coyuntura de hechos minúsculos, políticos, acomodaticios, que en ningún caso están por sobre lo que la humanidad entera ha privilegiado durante los últimos 60 años dentro de los denominados “Estados democráticos de Derecho”.

Se evidenciará del presente trabajo que las Declaraciones hechas a inicios de este mes por parte del Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, confirman los delitos de Uribe y terminan de viabilizar el camino hacia la Corte Penal Internacional en contra de ellos.

LOS DELITOS INTERNACIONALES

La Constitución Colombiana dice:


ARTICULO 11. El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte.

ARTICULO 12. Nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

ARTICULO 22. La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento.

ARTICULO 92. Cualquier persona natural o jurídica podrá solicitar de la autoridad competente la aplicación de las sanciones penales o disciplinarias derivadas de la conducta de las autoridades públicas.

ARTICULO 93. Los tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso, que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los estados de excepción, prevalecen en el orden interno.

Los derechos y deberes consagrados en esta Carta, se interpretarán de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia.

El Estado Colombiano puede reconocer la jurisdicción de la Corte Penal Internacional en los términos previstos en el Estatuto de Roma adoptado el 17 de julio de 1998 por la Conferencia de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas y, consecuentemente, ratificar este tratado de conformidad con el procedimiento establecido en la Constitución.

La admisión de un tratamiento diferente en materias sustanciales por parte del Estatuto de Roma con respecto a las garantías contenidas en la Constitución tendrá efectos exclusivamente dentro del ámbito de la materia regulada en él.

ARTICULO 94. La enunciación de los derechos y garantías contenidos en la Constitución y en los convenios internacionales vigentes, no debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la persona humana, no figuren expresamente en ellos.


Como si estas normas no fueren suficientes para entender el espíritu del noble Pueblo colombiano[i], – que en muchos estamentos apoyaría una o varias acciones legales ecuatorianas- pero que lamentablemente es pisoteado por la violencia y la muerte que inspiran y mueven a su católico Presidente, existe esta otra norma Constitucional que evidencia el permanente ánimo de Paz y Conciliación que exige lo más profundo de su sociedad:


ARTICULO 95. La calidad de colombiano enaltece a todos los miembros de la comunidad nacional. Todos están en el deber de engrandecerla y dignificarla. El ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución implica responsabilidades.

Toda persona está obligada a cumplir la Constitución y las leyes.

Son deberes de la persona y del ciudadano:

1. …..

2. Obrar conforme al principio de solidaridad social, respondiendo con acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las personas;

3. …..

4. Defender y difundir los derechos humanos como fundamento de la convivencia pacífica;

5. …..

  1. Propender al logro y mantenimiento de la paz;

7. Colaborar para el buen funcionamiento de la administración de la justicia;


Las normas constitucionales y legales colombianas traen un marco jurídico propicio para quitar el velo de inmoralidad tejido por el Presidente Uribe y sus “players”. Por ello vale hacer un breve análisis, mencionando en primer lugar que dentro del expediente de Sucumbíos, (aquel que llevaba el difunto Fiscal Gonzabay) constan las autopsias de los “eliminados” la noche y madrugada del 1 de marzo donde consta que fueron “matados chimbamente” (palabra dicha por el oficial colombiano en el video tantas veces repetido en la TV ecuatoriana), es decir, por la espalda o con tiro de gracia para “rematar”. Nótese que murieron en la noche, en despoblado de país amigo que no está en guerra, mientras dormían, por una orden del Presidente Uribe a través del Ministro Santos y su política de “seguridad democrática” y de “legìtima defensa”, que en su esencia repugnan todo tipo de norma jurídica internacional, al igual que el justificativo que tuvo George Bush para atacar Irak por las supuestas “armas de destrucción masiva” basado en falsos informes del FBI y CIA[ii].

Dentro del Derecho Internacional Humanitario, es decir, las normas que se aplican para la Guerra[iii] (Tratados de Ginebra de 1947), específicamente en su Protocolo I se afirma que el derecho de los conflictos armados exige de los combatientes un mínimo de lealtad; el texto es el siguiente:

“Está prohibido matar, herir o capturar a un adversario valiéndose de medios pérfidos (PI, 37). Se prohíbe hacer uso indebido de los emblemas reconocidos (signo de la cruz y de la media luna roja, bandera blanca, signo de los bienes culturales, etc.) (PI, 38). Está prohibido hacer uso de los signos de nacionalidad de la Parte adversa y de los Estados que no sean Partes en el conflicto (PI, 39)”.

En concordancia con lo anterior, vale indicar lo que estable el Estatuto de la Corte Penal Internacional (Estatuto de Roma de 1998)[iv], en las partes pertinentes:

ARTÍCULO 5°. CRÍMENES DE LA COMPETENCIA DE LA CORTE


l. La competencia de la Corte se limitará a los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto. La Corte tendrá competencia, de conformidad con el presente Estatuto, respecto de los siguientes crímenes:

a) El crimen de genocidio;

b) Los crímenes de lesa humanidad[2];

c) Los crímenes de guerra;

d) El crimen de agresión.

ARTÍCULO 7°. CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD.

l. A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

a) Asesinato;

ARTÍCULO 8°. CRÍMENES DE GUERRA.

l. La Corte tendrá competencia respecto de los crímenes de guerra en particular cuando se cometan como parte de un plan o política o como parte de la comisión en gran escala de tales crímenes.

2. A los efectos del presente Estatuto, se entiende por “crímenes de guerra”:

a) Infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949, a saber, cualquiera de los siguientes actos contra personas o bienes protegidos por las disposiciones del Convenio de Ginebra pertinente:

i) El homicidio intencional;

iii) El hecho de causar deliberadamente grandes sufrimientos o de atentar gravemente contra la integridad física o la salud;

b) Otras violaciones graves de las leyes y usos aplicables en los conflictos armados internacionales dentro del marco establecido de derecho internacional, a saber, cualquiera de los actos siguientes:

i) Dirigir intencionalmente ataques contra la población civil en cuanto tal o contra personas civiles que no participen directamente en las hostilidades;

ii) Dirigir intencionalmente ataques contra bienes civiles, es decir, bienes que no son objetivos militares;

xi) Matar o herir a traición a personas pertenecientes a la nación o al ejército enemigo;

xii) Declarar que no se dará cuartel;

xiii) Destruir o apoderarse de bienes del enemigo a menos que las necesidades de la guerra lo hagan imperativo;

xiv) Declarar abolidos, suspendidos o inadmisibles ante un tribunal los derechos y acciones de los nacionales de la parte enemiga;

xx) Emplear armas, proyectiles, materiales y métodos de guerra que, por su propia naturaleza, causen daños superfluos o sufrimientos innecesarios o surtan efectos indiscriminados en violación del derecho internacional de los conflictos armados, a condición de que esas armas o esos proyectiles, materiales o métodos de guerra, sean objeto de una prohibición completa y estén incluidos en un anexo del presente Estatuto en virtud de una enmienda aprobada de conformidad con las disposiciones que, sobre el particular, figuran en los artículos 121 y 123;

xxi) Cometer atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes;

c) En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional, las violaciones graves del artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949, a saber, cualquiera de los siguientes actos cometidos contra personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa:

i) Los atentados contra la vida y la integridad corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas, las mutilaciones, los tratos crueles y la tortura;

ii) Los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes;

iv) Las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal regularmente constituido, con todas las garantías judiciales generalmente reconocidas como indispensables;

e) Otras violaciones graves de las leyes y los usos aplicables en los conflictos armados que no sean de índole internacional, dentro del marco establecido de derecho internacional, a saber, cualquiera de los actos siguientes:

i) Dirigir intencionalmente ataques contra la población civil como tal o contra civiles que no participen directamente en las hostilidades;

ix) Matar o herir a traición a un combatiente adversario;

x) Declarar que no se dará cuartel;

xii) Destruir o apoderarse de bienes de un adversario, a menos que las necesidades del conflicto lo hagan imperativo;

LOS DELITOS AL INTERIOR DE COLOMBIA VINCULADOS CON EL ATAQUE DE ANGOSTURA

Como si lo anterior no fuera suficiente, el Código Penal Colombiano sanciona las siguientes conductas:


“ARTICULO 453. FRAUDE PROCESAL. El que por cualquier medio fraudulento induzca en error a un servidor público para obtener sentencia, resolución o acto administrativo contrario a la ley, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años, multa de doscientos (200) a mil (1.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de cinco (5) a ocho (8) años.

ARTICULO 457. TRAICION DIPLOMATICA. El que encargado por el Gobierno Colombiano de gestionar algún asunto de Estado con gobierno extranjero o con persona o con grupo de otro país o con organismo internacional, actúe en perjuicio de los intereses de la República, incurrirá en prisión de cinco (5) a quince (15) años.

Si se produjere el perjuicio, la pena se aumentará hasta en una tercera parte”.

Existe fraude procesal y traición diplomática (amén de otros delitos que no van a ser analizados ahora) que pueden ser perseguibles en Colombia “por cualquier persona” por lo siguiente: violación flagrante a la CONVENCION INTERAMERICANA SOBRE ASISTENCIA MUTUA EN MATERIA PENAL suscrita por el Ecuador (firma 10-15-92; ratificación/adhesión 12-26-2001; depósito 03-08-2002 RA), y de la cual Colombia hace parte (ratificación/adhesión 12-04-2002; depósito 01-13-2003 RA).” y el “Manual para el intercambio de pruebas con el exterior” vigente aquel tanto para Ecuador como para Colombia y este último en Colombia, los cuales obligan a que todos los indicios o elementos de prueba que se recojan en los países que tengan delincuencia de otro (país), serán hechos por la fiscalía del lugar en donde se encuentran tales elementos o indicios (cadena de custodia), lo cual significa que las famosas “computadoras de reyes” tenían que estar en manos de la fiscalía ecuatoriana y posteriormente ser solicitadas por vía diplomática por Colombia. Al haberse llevado las computadoras de alias “Raúl Reyes” para Colombia –por el ejército y policía de ese país- sin los mecanismos que la legislación local e internacional obligan, el Fiscal Ecuatoriano debió hacer un incidente diplomático, a través de la cancillería sobre el tema.

Existe “fraude procesal” esencialmente por dos motivos: 1. Las computadoras de Reyes “no existen” desde el punto de vista jurídico, precisamente porque se prescindió dolosamente de la “cadena de custodia” y las “copias” de los famosos “discos duros” no pueden ser prueba pues, sobre los discos duros como tal existen peritajes ecuatorianos (dentro del expediente en Sucumbíos) que dicen que no se tuvieron acceso directo a los mismos y que sobre las copias (que por si no son prueba alguna) se evidencia manipulación entre el 1 al 3 de marzo del 2008. 2. El informe de la INTERPOL sobre los discos duros está lleno de falsedades y de violaciones procesales por parte de Ronald K. Noble Presidente de esta institución, quien también se ha prestado para el fraude procesal. El artículo 1 (2) del ‘Reglamento relativo a la Cooperación Policial Internacional y al Control Interno de los Ficheros de Interpol’ (vínculo) se refiere expresamente al respeto de los derechos humanos en el tratamiento de la información policial. Este artículo declara que la finalidad del Reglamento reside en “proteger contra cualquier abuso las informaciones de policía tratadas y comunicadas en el seno del sistema de cooperación policial internacional establecido por la OIPC-INTERPOL, con vistas sobre todo a prevenir cualquier atentado contra los derechos de las personas”. Las computadoras de “Reyes”, insisto, al no existir jurídicamente, de todas maneras se han usado para atentar contra los derechos a la honra, la intimidad y el buen nombre de todas las personas que son nombradas cada vez que le conviene a Colombia.

Y el Fiscal General del Estado ecuatoriano frente a estas evidentes violaciones de sus propias competencias y la grosera influencia de la Policía y Fiscalía Colombiana así como de la Interpol contra el Ecuador.….. bien gracias.

El papel del Dr. Pesantez será motivo de otro análisis, baste por ahora una visión que explica a breves rasgos que a despecho de la oligarquía Colombiana que siempre ha pensado que somos tontos, y que militarmente no somos nada, jurídicamente somos soberanos y un Pueblo de Paz y respetable.

Señor Presidente, nuestro concurso profesional y el apoyo de la gente, está a las órdenes del Estado ecuatoriano, podemos enjuiciar dentro de Colombia al Ministro de Defensa Colombiano así como al Fiscal de ese país así como también ante la Corte Penal Internacional al Presidente Uribe y todos los asesinos que conforman una gran banda de terroristas de Estado.

Saludos cordiales,

Dr. Milton Castillo Maldonado


[1] Cierto es además que la “Revolución” hoy por hoy no puede ser patrimonio de unos cuantos mediocres que sólo se aman a sí mismos, incapaces de proponer nada contra la profunda desigualdad social en la que vivimos..

[2] Nótese que el actual Gobierno colombiano, con su política de violencia y guerra ha generado una gran movilización de sus nacionales hacia Ecuador, presionando o exterminando a campesinos considerados como “guerrilleros” que viven en la frontera .


[i] Partimos del supuesto que una constitución recoge los más profundos valores e ideales de cada sociedad, que no siempre son respetados por los Gobiernos de turno.

[ii] La semejanza política de la estrategia Bush con lo que sucede en el caso Angostura por parte de Colombia es sorprendente e indignante.

[iii] El Ministro de Defensa Colombiano así como el Presidente de ese país han invocado la “legítima defensa” como justificativo del ataque, lo cual significa que reconocen expresamente que están en guerra y por tanto se aplica las normas de la guerra.

[iv] Del cual Colombia es suscriptor, y sobre el cual amerita hacer un análisis jurídico más extenso sobre su vigencia en ese país, pero que en definitiva está expedita su aplicación.


¡ALERTA! Morelis Gonzalo: Los dominios en Internet: expresión de la soberanía digital

enero 30, 2009

morelisgonzalo1La historia de la asignación de los nombres de los dominios en Internet es la historia de cómo ha sido la participación de EEUU en la Gobernanza de la red y como los valores dominantes de esa nación se han expresado en esta. También es la crónica de cómo ha evolucionado esta tecnología, desde su creación como una red de tipo militar hasta su explosión en los años recientes como una red mundial, acosada por el mercado.

Esta historia es también la crónica no contada de cómo esas abreviaturas (los dominios, esas siglas que aparecen en todas las páginas Web, como por ejemplo .com, .ve) se han convertido en una extensión de la soberanía nacional de los países en una expresión de su identidad (que llamaremos soberanía digital). Historia poco conocida por la mayoría de los usuarios finales. Este artículo pretende dar cuenta de eso.

Antecedentes

Desde los inicios de la red, todo lo relacionado con la asignación de los dominios estuvo supeditado al Departamento de Defensa de EEUU. En 1983, ese país crea el Sistema de Nombres de Dominio, DNS por sus siglas en inglés, el cual permitió asociar cada número IP (protocolo de Internet que permite la transferencia de datos a lo largo de la red) a un nombre, lo que hizo posible la ubicación de los prestadores de servicios en la red (productores de contenidos) por país y en muchos casos, por actividad, estos de manera previa debían haber solicitado una asignación, un nombre de un dominio a un proveedor de acceso.

La DNS estructura los nombre de los dominios de dos formas: 1) Los Dominios de Primer nivel genéricos, los gTLDs. Los más conocidos son .gov, .mil, edu, .com, .int y .net y 2) Los Dominios de Primer nivel de código de país, los ccTLDs, como por ejemplo .ve, .co, .cu, etc.

Cuatro años más tarde, en 1987, crea la Internet Assigned Number Authority (IANA) y contrata a la Universidad del Sur de California para operar el primer servidor-raíz, de igual modo busca a la empresas del sector privado (SRI internacional al comienzo y luego; la Government Systems Inc (GSI)) para que se encargue del registro de nombres de dominio, con excepción de aquellos que estaban bajo la coordinación de los diversos países, los llamados ccTLDs, ya explicados.

En 1996, IANA, privatiza esta actividad y le transfiere a la empresa Network Solution, subsidiaria de Verisign, la potestad para comercializar los dominios. Comienza el negocio. Esto le permitió a la empresa, crear de manera unilateral, reglas de propiedad intelectual ante las disputas por la compra-venta de las asignaciones, lo cual generó muchas protestas y reclamos, al involucrarse en un ramo que no era de su competencia, afectando la soberanía digital de algunos países y fijando arbitrariamente los precios de los dominios.

Con la explosión de la red en la década de los 90, la empresa comenzó a quedarse corta frente a un negocio de dimensiones mundiales, que nadie previó en sus inicios. En 1997, un equipo de técnicos propuso la creación de más dominios y que estos tuvieran carácter internacional. Ante esta situación, el presidente norteamericano para ese momento, Bill Clinton, le encarga al Departamento de Comercio la tarea de crear un organismo a la altura de las dimensiones del negocio, iniciando así la desvinculación del Departamento de Defensa, como una consecuencia lógica de la evolución que ha tenido la red; de instrumento de uso militar a un servicio de consumo, altamente demandado.

Nace entonces, en 1998, la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) el organismo responsable de la asignación de números y nombres de Internet (http://www.icann.org/es/announcements/announcement-2-23oct08-es.htm) como una entidad sin fines de lucro, ubicada en California, la cual tendría bajo su responsabilidad, además de la definición y mantenimiento de las tablas-números de los diversos servicios de Ia red, gestionar los números IP, los nombres de dominio de primer nivel genéricos y la gerencia de los 13 servidores-raíces existentes en el mundo, los cuales mediante un sistema piramidal, le dan acceso a todos los usuarios del planeta.

Así, los diversos proveedores de acceso de los países dependen, en última (¿o en primera?) instancia de estos servidores, ubicados 10 de ellos en EEUU, los otros en el resto del mundo.

Surge con el ICANN el primer intento de Gobernanza de Internet a nivel mundial, conformado por un Consejo Consultivo de Gobernanza (GAC) donde existen representantes de los gobiernos y de organismos como la Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT por su siglas en inglés (//www.itu.int/net/home/index-es.aspx) y la Organización mundial de la propiedad Intelectual (OMPI, pero controlado por los EEUU. También hay un consejo para la participación de la Sociedad Civil y de los “internautas individuales” Existen “sucursales” en cada uno de los continentes, así en América Latina opera LACNIC, Latin America and Caribbea Internet Adress Registry, ubicada en Uruguay (http://www.lacnic.net/sp/)

Los dominios y la soberanía digital

Si entendemos a la soberanía, desde el punto de vista político, como el poder de un estado o de un organismo que no está sometido a ningún otro, entonces la soberanía digital sería ese mismo poder pero en el ciberespacio. En la actualidad, muchos países han sido colonizados paulatinamente por los mercaderes que compran los dominios de algunos países al ICANN y luego los revenden, dejando a su dueño original desprovisto de ese poder, de esa soberanía e identidad digital.

De manera lenta pero continua, los dominios de primer nivel (los ccTLDs) se convirtieron en un negocio, por demás rentable, para diversos vendedores y revendedores. Así, muchos comerciantes con olfato para los grandes negocios, comenzaron a comprar estos dominios en un momento en el que el tema de Internet no era ni prioritario ni conocido, por ello “muchos países renunciaron a su identidad nacional en nombre del dinero” tal como lo señala Carlos Alfonso de la Fundación RITS . (http://rets.rits.org.br/rets/servlet/newstorm.notitia.apresentacao.ServletDeSecao)

Hay múltiples casos que evidencian esto en forma dramática, como el de la isla de Tuvalu (http://es.wikipedia.org/wiki/Tuvalu) uno de los países más pequeños del mundo, que pertenece a la Polinesia y la cual ha recibido mucho dinero por el dominio .TV que lejos de dar a conocer la región, hace referencia a la industria de la televisión. En términos de del ciberespacio, esta isla no existe.

Y es aquí donde el problema político comienza a surgir. Al considerar los nombres de los dominios (ccTLDs) como una extensión de la soberanía nacional del país, estos no pueden ser vendidos ni arrendados al mejor postor, puesto que ellos son expresión del país al cual designan.

Cuando nombramos el dominio .ve estamos haciendo referencia a Venezuela, un país que tiene un territorio virtual específico y con él, una cultura determinada. Por esa razón, un gran número de naciones asignan la distribución de los dominios a entidades gubernamentales y no al sector privado, para garantizar que los intereses de cada uno de ellos no sean vulnerados, ni su soberanía digital, puesta en riesgo.

Por ejemplo, la intención de la Universidad de los Andes de Colombia (https://www.nic.co/dominio/) administradora del NIC.CO de querer comercializar el dominio colombiano fue objeto de una gran controversia. La institución proponía entregar el dominio a un operador internacional, puesto que el .co al tener una gran similitud con el .com lo haría un sufijo útil tanto para entidades comerciales como para el país. Es decir “las ganancias” serían mayores. Ante esta situación, el Ministerio de Comunicaciones de Colombia tuvo que declarar el dominio objeto de interés público, para que éste se someta al control exclusivo del Estado y no pueda ser comercializad y con ello, la identidad del país.

Sin embargo, la Universidad aduce que estos asuntos están fuera de la legislación nacional (!!!) y deben ser sometidos exclusivamente al ordenamiento de la ICANN, es decir que este organismo de acuerdo a este criterio, es supranacional, por encima de las leyes de las naciones, lo cual, es como mínimo un contrasentido y un desconocimiento flagrante de la soberanía de los países.

Al igual que este intento, se han creado nuevos nombres de dominios genéricos, los cuales responden más a intereses empresariales y de mercado (en especial de muchas de las grandes transnacionales que tienes su asiento en EEUU) que a las necesidades de los países y los usuarios de la red.

La historia en Venezuela

A principio de los años 90 el ICANN, a través del IANA, delegó la autoridad para la administración de la porción del espacio de nombres de dominio para el ccTLD de Venezuela (VE) al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT), debido a que era una organización venezolana, conectada a Internet que agrupaba a la mayor parte del sector académico, científico y de investigación del país, el principal usuario de estos servicios.

El CONICIT a su vez, le asigna esta responsabilidad al Servicio Automatizado de Información Científica y Tecnológica (SAICYT) el cual, en abril de 1995, se transformó en la Red Académica de Centros de Investigación y Universidades Nacionales (REACCIUN), organización compuesta por 13 universidades nacionales, además del ente rector de la ciencia y la tecnología en Venezuela. En el año 1998 crea formalmente el NIC-VE, organismo encargado de la administración y registro de nombres de dominio en el país.

Cinco años después, en el año 2000, se crea el Centro Nacional de Tecnologías de Información, CNTI, el cual asumió la plataforma que poseía REACCIUN. En septiembre de 2008 el NIC-VE pasó a la Comisión Nacional de Tecnología, CONATEL (http://www.nic.ve/) la cual forma parte del Ministerio del Poder Popular para las Telecomunicaciones y la Informática. Desde allí se mantiene un sistema electrónico de registro de nombres de dominio y se opera una red de servidores, que proveen a la comunidad de usuarios de una plataforma sólida y confiable para mantener su presencia en la red.

Como puede verse en el cuadro # 1, Venezuela ha tenido un incremento significativo en la demanda de los nombres de dominio de primer nivel, lo cual pudiera ser expresión del crecimiento de la economía en los últimos años, pero también del aumento de la conectividad en la población o una combinación de ambos. En todo caso, es una realidad que merece ser estudiada para su mejor comprensión. De acuerdo a las estadística del ICANN, el país en el año 2007, ocupó en América Latina, el quinto lugar en lo que a existencia de dominios se refiere: 58.204, el segundo lugar en lo que a crecimiento porcentual se refiere: 8.38%,.
Cuadro # 1

En el año 2006 y como parte de la búsqueda y la reafirmación de la soberanía, en este caso lingüística, el gobierno decreto el uso del español en los dominios, así el .gov de origen anglosajón pasó a denominarse .gob de origen hispano (http://www.nic.ve/uploads/yd/-g/yd-gnlChTtSrznzVcazHjw/resolucion_240.pdf) Otros países latinoamericanos como Argentina (http://www.nic.ar/faqgob.html) también han hecho lo mismo.
dominios

Reflexiones finales

Ante el crecimiento que ha tenido Internet y los problemas que se han suscitado con la asignación de los nombres de dominio y la soberanía digital, es obvio que la ICAMNN confronta limitaciones para llevar adelante la tarea para la cual fue creada, dificultando Gobernanza de Internet, dado los problemas por abordar temas emergentes como son el spam, el multilinguismo, el derecho a la privacidad, los costos de interconexión, la propiedad intelectual, etc.

Frente a esta realidad que afecta a todos los usuarios y usuarias, una de las primeras medidas a tomar para darle racionalidad a la Gobernanza de Internet es considerar a esta como un Servicio Público de carácter universal, por ende, no sujeto a los vaivenes del mercado, ni a sus reglas e intereses.

Otra necesidad imperante es que sean entidades gubernamentales las encargadas de asignar estos dominios, comprobando previamente que los solicitantes viven y son del país donde solicitan el dominio, mediante la entrega de su documento de identidad personal y comercial, demostrando además que se dedica a la actividad que declaró. Esto debe ser monitoreado permanentemente.

Algo hay que hacer y pronto, porque ante la falta de respuestas rápidas y eficaces por parte de la ICANN, algunos gobiernos como China está creando su propia red, estimulando lo que se ha dado en llamar “la balcanización” de Internet.

De la manera cómo se conciba y se administre a Internet, de esa manera será su desarrollo a favor o en contra de una sociedad más equilibrada y equitativa. Si reproducimos en el plano virtual las exclusiones y asimetrías existentes en el mundo real, este maravilloso instrumento que es la red de redes, también las reproducirá, como de hecho ya ocurre en alguna áreas, ejemplo de ellos es que algunos países no existen en el ciberespacio, por cuanto le arrendaron “su espacio virtual” a terceros por razones meramente económicas, invisibilizándose, convirtiendo al país es una simple marca, tal como ya lo reseñamos en el caso de la islas Tuvalu y su dominio .tv

Para hacer realidad algunas de estas propuestas, es necesario que la Gobernanza de Internet esté en manos no de un ente privado, así sea sin fines de lucro, sino de carácter supranacional como la ONU o uno que se cree para tal fin, donde todos los países puedan expresarse y donde cada voto corresponda a una nación, no a una empresa, no a una transnacional. Y donde el voto de todos los países valga por igual.

Desde espacios como la Cumbre Mundial de la Sociedad de la información , CMSI (http://www.itu.int/wsis/index-es.html) y desde diferentes escenarios como el Foro de la Gobernanza en Internet, GFI (http://www.intgovforum.org/cms/) diversos países y representantes de la sociedad civil de estos, están pidiendo desplazar la Gobernanza de Internet de manos del sector privado (empresa Verisign) a un organismo de carácter público y multisectorial que represente a todos los involucrados.

Es necesario abordar este problema con visión integradora y tomando en cuenta que más allá del problema técnico, la asignación de los nombres de los dominios es un problema político que debe ser encarado políticamente, por cuanto toca el tema de la soberanía digital, extensión en estos tiempos de la soberanía nacional y tan importante como esta.

Finalmente, la llegada de Obama a la presidencia de EEUU, tal vez pudiera alimentar la esperanza de conseguir mayor desconcentración en la Gobernanza de Internet. El ha demostrado ser un hombre conocedor de la red. La usó con intensidad en su campaña. Incluso se ha mencionado el nombre de Lawrence Lessig para dirigir la ICANN, conocido abogado y propiciador de un conocimiento y una cultura libre en la red, creador del copyleft como nuevo paradigma para el desarrollo cultural y científico desde Internet, (http://es.wikipedia.org/wiki/Lawrence_Lessig) Esperemos.

http://alainet.org/active/28652