MICROQUITO 2: “UN PIEDRAZO A LA CULTURA”

trofeo_microquitoReconozco que esta crítica es extemporánea en el sentido de que el muerto ya está frío, al menos el del 2011, pero el año entrante tendremos un cadáver nuevo, al parecer NADA exquisito, así que procedo a realizar mi crítica sobre el tan comentado caso del concurso Microquito, lleno de folclorismos, tal como TODO lo nuestro, y empezaré por el final. El organizador, o al menos uno de ellos, un señor Sebastián Trujillo, a quien no tengo el gusto de conocer, empezó su discurso la noche de la premiación del concurso en el Mercado Iñaquito, anunciando que acababa de darle un piedrazo a la cultura de Quito.

Seguir leyendo…

Anuncios

One Response to MICROQUITO 2: “UN PIEDRAZO A LA CULTURA”

  1. Estimados lectores de POLÍTICA Y SOCIEDAD:

    Acabo de leer, (aunque tarde) los comentarios que ha levantado el MicroQuito “ese”, como digo en mi cuento. Por las líneas anteriores se habrán dado cuenta que fui una de las participantes.

    Primero: quiero expresar que fue muy regocijante estar entre los elegidos, especialmente cuando supe que fuimos en número de diez mil los participantes, y que además, llegaron cuentos hasta del extranjero.

    Segundo: fue muy bonito saber que me entregarían un reconocimiento-recuerdo en forma física.

    Tercero: no quiero que esto me haga sonar como una mal agradecida, pero si me desilusioné un poco cuando el trofeo casi se me cae de las manos en pleno escenario por el peso. Pensé en ese momento, “¿qué es esto?” . Pero, como la originalidad es motivo de aplausos igual me sentí muy contenta. (Aunque luego supe que en España es común).

    Cuarto: el cuento mío fue el que recibió la primera mención de honor, aunque no en ese orden, como dijo tan finamente Sebastián Trujillo, por lo cual yo dije, (con un poquito de falta de modestia) ¡¡caramba!! Ahora sí que han habido buenos cuentos; pero cual mi sorpresa, conforme seguían saliendo los premiados, más me desilusionaba. Yo creí que la convocatoria fue para hacer cuentos de 100 palabras, no presentar grafitis totalmente conocidos como el que se llevó uno de los premios en efectivo; y pueden imaginar el estupor de más de uno de los asistentes cuando la señorita dijo que se le vino a la mente participar con ese grafiti, cuando su amigo se lo contó.

    Quinto: se dijo en la premiación que se escogió estos trabajos porque se quería premiar el ingenio burlesco de los ecuatorianos, pero, yo pregunto, ¿no debe, ante todo, haber calidad en los trabajos? También la jocosidad tiene sus reglas en el noble y difícil arte de escribir.

    Cuando he terminado de enumerar los puntos principales quisiera hacer una reflexión en la que estoy incluida. ¿Tan mal está la literatura ecuatoriana que hay que escoger entre grafitis para poder premiar a los participantes? ¿O es que acaso no se contó con la gente idónea para hacer el juzgamiento cabal de las obras? Dicho esto sin el afán de desmerecer las profesiones de las personas que actuaron como jurados.
    No diré que todos los premiados estuvieron mal, se salvan por ahí un parcito, aparte del mío, (modestia aparte).
    No sé si los organizadores del Micro Quito irán a hacer otra convocatoria, a la que naturalmente acudiré enseguida, pero esta vez buscando el primer puesto, si acaso me lo merezco; pero si así sucede, señor Sebastián Trujillo, le rogaría que convoque para jurados a personas netamente vinculadas con el ambiente literario; escritores, narradores y poetas, para que se tenga una buena concepción del trabajo que se debe realizar, que se escojan textos que estén ajustados a las bases de la convocatoria, lo cual ennoblecería en gran manera al concurso y realzaría el sentido de éste, tanto a nivel nacional como internacional, en vez de peyorizarlo, como actualmente sucede. Pero más que nada, destacaría los valores literarios que hay en ciernes en el país y que solo aspiran tener una ventana donde exhibirlo, y que mejor espacio que Micro Quito.
    Va mi comentario señor Trujillo, con el sincero afán de colaborar con el mejoramiento del concurso, al que un día deseo ver como una de las principales convocatorias a nivel nacional e internacional. Entonces será un gran honor ganar un trofeo, pues se habrá competido entre grandes que saben del oficio.
    Atentamente.

    Amira Acosta Morales.
    MENCIÓN DE HONOR DE MICROQUITO

    Para los que quieran saberlo, esta fue mi participación. (espero sus comentarios)
    DIFERENCIAS
    El Lucho Pérez dizque quiere hacerse cura, suavito ha de entrar el cholo afeminado. Mijito en cambio quiere ser ingeniero, en la Católica está; mijito estudió en el Benalcazar, el cholo en el Mejía; el longo dizque escribe cuentos para el “microquito” ese; mijito escribe poemas.
    Que fiera gente: en Toctiuco vive; encima el longo corre en la “Ultimas”, come tripa mishque y es hincha del Aucas. Mijito es de la Liga, trota en la Carolina y come en los “chifas”.
    El longo marica, hacerse cura solo porque mijito le botó para irse con un cubano bien alto y guapo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: