Luis Alberto Mendieta: El Proyecto Singapur, 3a. parte

Hermano envidioso.

Los ‘patricios’ quisieron ver intencionadamente en muchos casos, en otros por miopía intelectual, en Quito la causa de todos los males de Guayaquil, cuando en realidad fueron siempre sus intereses la causa de los males de su propia ciudad. ¿Por qué? Por un detalle muy interesante. Para ellos, simplemente no existen más guayaquileños en la Perla del Pacífico, que ellos mismos. La población fruto de la fusión intercultural (léase “población mestiza”, desde la distorsionada visión actual de la humanidad) es una suerte de casta servil que debe atenerse a la suerte de sus amos, y si a sus amos les va bien en sus negocios, siempre recibirán alguna recompensa; de lo contrario pasarán hambre y pobreza. Es así como puede uno llegar a penetrar la naturaleza, por demás primitiva (con cientos y hasta miles de años), del “aristócrata guayaquileño”. Lo que tuvieron siempre es envidia de poder, y si la capital fuera Cuenca, pues tod@s contra ella.

Los sentimientos más básicos pueden encontrarse, a manera de ejemplo, en algunos personajes de triste recordación. Tal el caso de Juan José Illingworth[1][2], que en un arranque de ‘civismo guayaquileño’, de algún modo logró subir hasta lo alto de una pared, para arrancar un rótulo que mostraba el nombre de la calle Quito,

“porque no le gustaba el nombre”.

¿En realidad representan estos ‘patricios’ a la Perla del Pacífico, o será más bien que representan los intereses de su grupo social ultra-conservador, que en casos como este nada más llenan de vergüenza a los guayaquileños?

Negación del ser.

Del mismo modo que España niega su ancestro árabe, en América Latina todo aquél que tiene piel blanca o ancestros con tales características, niega su “mestizaje”, en especial aquellos de piel no tan clara o incluso más oscura, prefiriéndose en América atribuir la piel oscura al origen árabe (negado en Europa), que reconocer cualquier otra procedencia.

Es particularmente desgarrador (aunque usual aún en nuestros días) el caso de las familias que relegan a los hijos de piel oscura o rasgos aborígenes o africanos, prefiriendo a los de aspecto europeizado, y ‘oficialmente’ en la familia, se niega cualquier antepasado que no sea europeo, creando así el fundamento de auto-negación, vergüenza del ser, odio por lo propio y preferencia por lo extranjero como lo único válido. Walter Graziano[3] sin duda acierta incontestablemente al afirmar que Hitler ganó la Segunda Guerra Mundial. De hecho, Hitler es la figura política más fuerte de un movimiento cuyas ‘tesis’ fanáticas datan de muchos siglos, siempre tras la cortina de resentimientos nacionales, complejos de inferioridad e intencionalidades políticas basadas en impresiones personales de masas carentes de la más mínima ilustración; gente que sólo entiende lo que sus ojos pueden ver: material dúctil para la manipulación política. Es así como se oficializa una corriente mundial que ‘postula’ la supremacía de una raza sobre otras, bajo el imperio de la brutalidad bélica y la mala fe como instrumentos críticos de la construcción de imperios y dominación, aplicando ejemplos de civilizaciones antiguas, métodos arcaicos en el contexto actual de la humanidad, que exige un modelo equitativo y pacífico de convivencia, so pena de extinguir su propia especie.

Volviendo al caso ecuatoriano, Guayaquil, el mestizo, es la mayoría de la población, compuesta por gente de origen europeo (hispano principalmente), NEGRO y MONTUBIO. El montubio es conocido como el mestizo por antonomasia de la costa, pero originariamente es el indígena, oriundo de su localidad, pariente de aquellos que se salvaron de incontables masacres colonialistas que buscaron (y lograron) quedarse con sus tierras.

Como nota aclaratoria, indígena significa nativo, originario de un país, como el así llamado indio en la sierra ecuatoriana o como cualquier suizo en Berna: Todos somos nativos de nuestro país de origen. El suizo es indígena de su país. Pulse sobre la imagen para leer la definición de la Real Academia Española.

El ‘guayaco’ es entonces una fusión, como ocurre con millones de personas en toda América, de la cultura nativa de su localidad (en este caso el montubio o aborigen local), con la diáspora africana (no en todos los casos), que empezó como esclavitud, y del hispano que llegó de Europa a conquistar, con un enorme caudal de prejuicios y muy escasa cultura, aunque la  intrepidez fue siempre uno de sus más valiosos atributos (no siempre, por supuesto). Hay otros casos pero la inmensa mayoría tiene ese árbol genealógico. Muchos de ellos tienen economías emergentes, es decir, son gente humilde con afán de progreso. En consecuencia, bajo la severa mirada del aristócrata guayaquileño, ¿qué vienen a ser?, porque guayaquileños no son, según su forma de ver la vida.

En pocas ciudades de Ecuador como ésta es tan evidente el materialismo per se, la injusticia y la desigualdad social: mientras se ostenta un Centro Cívico de primerísima categoría, se posponen necesidades urgentes de barrios periféricos como cobertura de servicios básicos y accesos en buen estado. Frente a un barrio elegantísimo, se levanta otro en el que el hambre es el pan del día. Todo esto delata la verdadera naturaleza de quienes detentan el poder, es decir la terrible casta dominante, los ‘nobles guayaquileños’, y son tan nobles, que les tiene muy sin cuidado la satisfacción de las necesidades de sus siervos, y pretenden vencer a la violencia criminal de las calles con más violencia, en lugar de pararse a pensar en el origen de ella: la inequidad social. En ese cuadro de valores, el ser humano vale por su raza, como si se tratara de un perro.

___

[1] Desde mi modesta opinión, la breve biografía expuesta por Rodolfo Pérez Pimentel (y que se cita en el enlace), adolece de un juicio excesivamente materialista y cargado de prejuicio para tomarse como fuente bibliográfica fidedigna. El biógrafo analiza la  circunstancia material del objeto de su análisis y no su talento como matemático, que por cierto se ve apoyado por universidades extranjeras: Illingworth también es ecuatoriano y además latinoamericano, pese a sus concepciones personales de la sociedad que le tocó vivir. Sin embargo, el enlace facilita detalles biográficos simplemente inexistentes en otro sitio para cualquier investigador serio (¿no es obvio que faltan investigadores que publiquen en Internet y contrasten opiniones en nuestro país y el mundo? Pérez Pimentel es una grata excepción del esfuerzo PERSONAL por documentar la Historia Nacional de cara al planeta, tal y como lo conocemos en el año 2009). Es necesario entender en la figura de Illingworth no tanto a su persona, sino a toda una corriente de prejuicio de la cual es él una figura, por difícil que sea reconocerlo, destacada.

[2]Una pequeña muestra del fanatismo de los ‘patricios’ (o sus esbirros) guayaquileños, en franca exposición de su delirio separatista. Incluye artículo de Illingworth:

http://es.5wk.com/viewtopic.php?f=31&t=145650

[3] El siguiente es un enlace al libro de Graziano, en su versión íntegra, visible en pantalla:

Pulse aquí,

o aquí.

8 respuestas a Luis Alberto Mendieta: El Proyecto Singapur, 3a. parte

  1. Amira Acosta dice:

    Excelente artículo. Me gustaría ahondar un poco en cuanto a la “Negación del Ser”. Sólo le faltó señor Mendieta, describir por qué el ecuatoriano es considerado muy buena gente fuera de las fronteras de la patría, pero en el diario contacto con sus conciudadanos, es “egoista, quemeimportista y para decirlo sin ambages, envidioso”. Si me permite, lo diré sin tapujos; se debe a que en nuestra mentalidad llena de complejos, nos hicieron creer que el extrangero (gringo) es superior por el color de la piel, ojos y pelo, y la mayoría de coterraneos aún se avasallan a sus pies sintiéndose inferiores. Peor aún, si un ecuatoriano descolla en algún campo, siempre habrá voces (nuestras) que desmerezcan su bien ganado triunfo.

  2. […] mi opinión, en un acto de vandalismo histórico similar al protagonizado por otro de sus líderes: Juan José Illingworth. Es un mensaje preocupante el lanzado con tan desatinado (y hasta tenebroso) gesto. Y ahora quieren […]

  3. MARCELO dice:

    ECUATORIANOS MALDITOS , NEGROS HEDIONDOS PARECEN TODOS HIJOS DE PANCHO VILLA, COMO ME GUSTARIA QUE RENACIERA HITLER Y BARRIERA CON TODOS ESTOS INDIOS VAGOS.

    • Estimado señor Rodríguez: He publicado su comentario como una muestra más del prejuicio e intolerancia que existe en Guayaquil, ciudad de la que usted es nativo. En su caso, usted debería ser mucho más tolerante, dada su orientación especial.

  4. […] de la próxima entrega: Hermano envidioso. Si eres nuevo aquí, de seguro querrás suscribirte al Blog de Política y Sociedad. Pulsa […]

  5. […] mi opinión, en un acto de vandalismo histórico similar al protagonizado por otro de sus líderes: Juan José Illingworth. Es un mensaje preocupante el lanzado con tan desatinado (y hasta tenebroso) gesto. Y ahora quieren […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: