Kintto Lucas: Colcha de retazos

“Las victorias burocráticas de esos grupitos no solo le hacen el juego a la derecha interna y externa, sino que pueden ayudar a quebrar Acuerdo País como ocurrió en su momento con Pachakutik por acciones similares.”

El Presidente de la República, anunció hace algunos días que en las próximas elecciones prefiere que Acuerdo País (AP) no presente candidatos a alcaldes o prefectos y apoye a la mayoría de los que están en funciones, con los que el gobierno ha trabajado bien.

Buena parte de esos alcaldes y prefectos pertenecieron, hasta poco antes de alinearse con el gobierno, a la denominada “partidocracia”. El apoyo del Presidente a esas candidaturas podría crearle un problema interno con las bases locales del movimiento gubernamental, que quieren presentar candidatos propios y solicitan elecciones internas para elegir las candidaturas.

Acuerdo País no es un Frente estructurado como coalición y movimiento, como el Frente Amplio de Uruguay o el partido de los Trabajadores de Brasil, sino una colcha de retazos a la que se zurcen nuevos retazos mientras se descosen otros, y en la que muchas veces el color de cada retazo se torna un tanto difuso.

El único hilo que, hasta el momento, logra mantener en parte unidos a esos retazos, es Rafael Correa. Pero los colores siguen siendo difusos.

Una organización en forma de Frente como el Partido de los Trabajadores de Brasil o, sobre todo, el Frente Amplio de Uruguay, es la mejor forma de lograr que los colores sean más claros, integrando la diversidad de izquierdas y “centroizquierdas” en una estructura que cierre el espacio a la derecha. Así, además, se identifica públicamente la tendencia de los grupos y grupitos que integran AP y de sus representantes.

En una estructura desestructurada como la de Acuerdo País, cualquier grupito de “centroizquierda tradicional” con un “aparato” clásico más o menos organizado puede obtener algunos logros burocráticos, nombrando gente en el Consejo Electoral, en el futuro Consejo de Participación, algún gobernador y hasta algún ministro.

Esos hechos a mediano plazo se transforman en victorias pírricas ante la derecha interna, que está donde se corta el pescado, con los altos ejecutivos de la Telefónica Porta, trabajando la reestructuración de la Corte Suprema de Justicia o acordando con los grandes grupos agroalimentarios.

Las victorias burocráticas de esos grupitos no solo le hacen el juego a la derecha interna y externa, sino que pueden ayudar a quebrar Acuerdo País como ocurrió en su momento con Pachakutik por acciones similares.

La realización de un Congreso Ideológico, como propone Alberto Acosta, y de elecciones internas, con las que está de acuerdo el propio Presidente Correa, podrían servir para consolidar organizativamente a AP, fortalecer su democracia interna y comenzar a torcer la correlación de fuerzas hacia un proyecto de izquierda.

En este momento difuso, si pensamos en candidaturas, habría únicamente dos que están cantadas, y que, si bien deberían someterse a elecciones internas, no tienen rivales ni dentro de Acuerdo País ni en otros partidos. Una es la de Rafael Correa a la Presidencia y la otra es la de Alberto Acosta a la Alcaldía de Quito. Son las únicas cartas realmente ganadoras de Acuerdo País, aunque los colores de la colcha de retazos sigan siendo difusos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: