ALAI, América Latina en Movimiento: Organizaciones sociales se unen por el SÍ

Eduardo Tamayo G.

Organizaciones sociales conformaron el frente “Unidos/as por el SI y el Cambio”, con miras a participar activamente por el SI en el referéndum que se llevará a cabo el próximo 28 de septiembre en el que el pueblo ecuatoriano se pronunciará sobre un proyecto de Constitución aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente.

El frente en el que participan organizaciones indígenas, campesinas, de mujeres, ambientalistas, religiosas, defensoras de los derechos humanos, trabajadores de la cultura, representantes de medios de comunicación alternativos, movimientos juveniles, ciudadanos y ciudadanas mantiene independencia del Gobierno de Rafael Correa.

La campaña en torno al referéndum ha demarcado fuertemente las posiciones entre quienes apuntan a mantener el statu quo y sus privilegios y aquellos sectores populares que desde hace varios años vienen luchando por un cambio que abra la posibilidad de construir una sociedad con inclusión, justicia y equidad y entierre al mismo tiempo al modelo neoliberal que fue refrendado por la Constitución de 1998.

La derecha se ha pronunciado por el NO, pero sus voceros políticos están desacreditados y sufren una fuerte crisis de ilegitimidad. El Alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, uno de los voceros del NO, solo tiene audiencia en sectores de elite y medios de su ciudad -la más poblada del Ecuador-, pero no en el resto del país. Se debe añadir que su partido -el Social Cristiano- que ha hegemonizado el poder local atraviesa una profunda crisis.

Otro partidario del NO, el magnate bananero Alvaro Noboa, prácticamente ha desaparecido de la escena política desde que la Asamblea Nacional Constituyente le pidió que declare sus bienes, prefiriendo perder su puesto de asambleísta antes que acceder a ese requisito legal.

La Democracia Cristiana, responsable de la crisis bancaria que le costó al Estado 8.600 millones de dólares, ha quedado reducida a la mínima expresión y lo que le queda son grandes recursos económicos que los ha volcado a atacar mediáticamente al Presidente Correa.

El que está sosteniendo la campaña por el NO es el defenestrado ex-presidente Lucio Gutiérrez y su partido -Sociedad Patriótica- que ha emprendido una guerra sucia a falta de argumentos políticos. Sus asambleístas han aportado muy poco o casi nada a la elaboración de la nueva Constitución.

Ante esta situación, son los grandes medios de información, grupos estudiantiles de las elites guayaquileñas y la Iglesia Católica quienes sustituyen a los partidos de oposición y encabezan la defensa del establecimiento.

La cúpula de la Iglesia Católica, encabezada por el destacado miembro del Opus Dei, Monseñor Antonio Arregui, argumentando que la nueva Constitución “deja las abiertas para el aborto, para la unión homosexual y para la intervención del Estado en la educación de los hijos”, se ha lanzado a una camuflada campaña por el NO utilizando los púlpitos de las iglesias bajo una denominada “campaña de evangelización”.

Ciertos grupos juveniles de elite de la Universidad Católica de Guayaquil, imitando al movimiento estudiantil venezolano, tratan de generar liderazgo social en torno al NO, sin embargo sus posiciones conservadoras y de clase les impiden lograr adhesiones. Por el contrario, en las últimas semanas se ha ido gestando un amplio movimiento estudiantil tanto en universidades estatales como particulares que se pronuncian y se movilizan por el Si a la nueva Constitución, porque ésta, por primera vez, reconoce los derechos juveniles y garantiza la gratuidad de la enseñanza hasta la universidad.

Los medios privados se han convertido en las trincheras del NO. El desbalance de la pauta a favor de la tendencia por el NO en relación a la del SI es desproporcionado. Sus propietarios, periodistas, editorialistas, con honrosas excepciones, trabajan para impedir que triunfe el SI. En lugar de informar e impulsar el debate sobre los contenidos de la Constitución se dedican a aspectos anecdóticos, intentan desacreditar al proceso constituyente, desinforman y siembran el miedo y la incertidumbre en la población. Hablan de “hiperpresidencialismo”, de “atentados contra la propiedad”, de “estatismo”, de “autoritarismo”, de “concentración de poder”, “caos”, etc., etc. Cabe indicar, sin embargo, que el poder mediático sufre una crisis de credibilidad y hay motivos para dudar sobre su real influencia pues en los últimos procesos electorales, las corrientes sociales y ciudadanas que impulsan el cambio han ganado pese y a contracorriente de lo que digan los editorialistas y propietarios de los medios.

La preocupación de quienes impulsan el NO deviene del repunte que ha tenido el SI en las últimas encuestas. El pasado 2 de agosto, el Si alcanzó el 47% y el No el 29%, sin embargo el 23 de agosto el SI subió al 53 por ciento, el NO bajó 23 por ciento, los nulos llegaron al13 por ciento y los blancos el 11 por ciento, según la encuestadora Santiago Pérez. Para que se pueda poner en vigencia la nueva Constitución, el SI debe sobrepasar la mitad mas uno a la suma de los votos por el NO, mulos y blancos.

Una gran manifestación por el SI desarrollada el pasado 23 de agosto, que reunió en Quito a más de 150.000 personas, parece confirmar el avance de las preferencias ciudadanas por el SI.

En este contexto, los movimientos sociales, que mantienen algunas diferencias con el gobierno (por ejemplo en relación a la explotación minera, los biocombustibles y la política agraria), entienden que la nueva Constituyente es el resultado de un proceso de más 25 años de lucha y que para avanzar es indispensable que triunfe el SI. Y que para que se hagan efectivos enunciados constitucionales será necesaria la movilización social.

Los representantes de este frente dieron a conocer un manifiesto este 28 de agosto en el que señalan que “el triunfo del SI el 28 de septiembre abrirá la puerta a importantes cambios en el país solo si el pueblo ecuatoriano hace suya la nueva Constitución y está dispuesto a defender las conquistas, vigilando que las políticas públicas y leyes estén de acuerdo con éstas”. (Ver manifiesto abajo)

En una rueda de prensa de presentación del frente “Unidos/as por el SI y el Cambio”, Humberto Cholango, dirigente de ECUARUNARI., la mayor organización de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE, señaló que “el proceso que estamos viviendo con esta Constitución política del Estado, lo venimos gestando desde mucho más antes, desde las décadas anteriores, por eso queremos decir que este proceso de cambio no ha empezado con el presidente Rafael Correa, ni va a terminar con el presidente Rafael Correa”.

Cholango agregó que “nuestra responsabilidad con los ecuatorianos y con la historia nos llama a continuar y profundizar este cambio y por eso hemos denominado este frente Unidos por el Si y por el cambio, porque queremos acabar definitivamente con el modelo neoliberal perverso y queremos empezar a construir un Ecuador sin racismo, sin colonialismo, ni imposiciones”.

“Hoy vamos a tener la posibilidad de votar por una Constitución Política del Estado que recoge aspiraciones del pueblo ecuatoriano”, señaló el dirigente indígena, llamando a votar por el SI, sin ningún temor porque “la consciencia de los pobres, de los humildes, es más poderosa que la infamia y la calumnia de un pequeño grupo de oligarcas que intentan hacernos asustar”.

Liliana Durán, representante del movimiento de mujeres, señaló que en este proceso constituyente y pre-constituyente hemos vivido una construcción de propuestas desde la diversidad de los sectores sociales, propuestas que se han plasmado en esta nueva Constitución. Por está razón, agregó, en esta oportunidad nos hemos juntado una diversidad de sectores, pensamientos y voces para decir un si rotundo a esta nueva Constitución.

Finalmente, Jaime Sarmiento, representante del Acuerdo Nacional por la Constituyente Juvenil, espacio que agrupa a más de 140 organizaciones juveniles del país, dijo que “desde febrero del 2007, hemos elaborado una propuesta que desde una mirada juvenil y manteniendo una visión amplia e incluyente, busca sentar las bases de un país que soñamos, un país para todos y todas”. Parte de estas propuestas han sido recogidas en el nuevo texto constitucional siendo la más importante “el reconocimiento de los y las jóvenes como sujetos de derechos”. Este ha sido el triunfo de una lucha histórica de la juventud del país que reclamaba ser visible dentro de la vida política así como lo han hecho otros movimientos, agregó Sarmiento.

El nuevo frente hará su primera manifestación pública el próximo 4 de septiembre en el norte de Quito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: